26 septiembre
Los estudiantes Luis Eduardo Muñoz y Maripaz Calderón obtuvieron una una calificación de 97,5 en los cursos Precálculo y Cálculo.
Los estudiantes Luis Eduardo Muñoz y Maripaz Calderón obtuvieron una una calificación de 97,5 en los cursos Precálculo y Cálculo.

Cada año, un grupo de estudiantes de décimo y undécimo año de Lincoln School se inscriben en el proyecto MATEM para llevar los cursos de Precálculo y Cálculo. Este proyecto se trabaja con la UCR, el TEC o la UNA y los alumnos deben realizar un examen por bimestre para poner a prueba sus conocimientos. En promedio, a nivel nacional, aprueban el curso entre 15% y 30% del total de estudiantes inscritos.

Al final del año, el centro universitario otorga un reconocimiento especial para el mejor promedio en cada categoría. El año pasado el proyecto se trabajó con la Universidad Nacional, este año se está trabajando con el Instituto Tecnológico de Costa Rica.

En los tres últimos años, los estudiantes de Lincoln School han sobresalido en dichas pruebas, al adjudicarse el reconocimiento al mejor promedio en ambas categorías.

En el ciclo 2017-2018, dos estudiantes de Lincoln obtuvieron los mejores promedios. Se trata de Luis Eduardo Muñoz de décimo grado, quien obtuvo una calificación de 97,5 en Precálculo, y Maripaz Calderón de undécimo grado, quien también alcanzó un 97,5 en Cálculo.

“En mi caso, creo que todo se logró por una combinación de distintos factores, como el esfuerzo personal y el constante apoyo de la institución y de la profesora encargada del programa. Lincoln se concentra constantemente en nuestro desarrollo integral y parte de este es apoyarnos para que podamos dar siempre lo mejor, mientras nos desarrollamos en diferentes áreas, no solo en la académica, sino inclusive para desarrollar nuestras habilidades deportivas, culturales y nuestras iniciativas para el desarrollo social”, comentó Muñoz.

“Hay varios factores que influyen en los resultados de un estudiante. La atención en clase, el compromiso a la hora de hacer las tareas, y repasar toda la materia son fundamentales. Sin embargo, para mí, lo más importante son las cosas que hago el día antes: descansar y repasar las cosas básicas me ayudaron a mantener mi mente enfocada en la materia”, dice, por su parte Calderón.

Asimismo, los alumnos de este colegio obtuvieron un porcentaje de aprobación del 97,8%. En Precálculo, el curso fue aprobado por 44 de los 45 estudiantes matriculados y 13 de ellos obtuvieron una nota igual o mayor a 90 en su promedio anual. En Cálculo cabe destacar que aprobaron 16 de 17 estudiantes y que 12 de ellos lo llevan como parte del curso IB Math Higher Level, y ese es el caso de Maripaz, la del mejor promedio, explica Ana María Porras, del departamento de Comunicación y Marketing de Lincoln School.

Otras iniciativas

Lincoln School contribuye a formar mejores estudiantes mediante otras iniciativas, como el programa de Bachillerato Internacional (IB). Este tiene como objetivo principal desarrollar estudiantes activos y jóvenes con una mentalidad global, que les permita identificarse con los demás y ser más críticos, reflexivos y creativos.

El IB comienza en onceavo año y finaliza en duodécimo (doceavo año). No obstante, este año la institución inició el proceso para ser una escuela candidata a obtener el programa de Bachillerato Internacional para Escuela Media.

Esto permitirá que los alumnos comiencen con el IB desde sexto grado, lo que los dotará de mejores bases y herramientas que les permitan obtener mejores calificaciones.