Editorial

La llamada Ruta de la Salud, anunciada en el Estadio Nacional en noviembre, está lejos de rendir frutos.