No manejan fusiles, tanques o bombas; sus armas son troles, robots, propaganda y “noticias falsas”. Los comandos estatales dedicados a la desinformación son una realidad y están cada vez más presentes en conflictos alrededor del mundo.
  • 9 marzo

LO ÚLTIMO
Cargar más