Josué Bravo. 6 diciembre
El presidente de la República, Carlos Alvarado, durante una vista con los magistrados de la Corte Plena el 18 de octubre. Foto: Albert Marín.
El presidente de la República, Carlos Alvarado, durante una vista con los magistrados de la Corte Plena el 18 de octubre. Foto: Albert Marín.

El presidente Carlos Alvarado también rechazó, con molestia, las justificaciones de la agencia calificadora Moody’s que redujo la calificación de la deuda de Costa Rica a largo plazo, con el argumento de que hay dudas de los frutos que pueda generar la nueva ley fiscal.

Para acentuar su inconformidad, Alvarado calificó de “injusta”, “incorrecta” y “equivocada” la opinión de Moody’s la cual, según el criterio del mandatario, no corresponde con el esfuerzo de su gobierno de estabilizar el país por medio de la reforma fiscal, convertida en ley esta semana.

“Tenemos una diferencia de fondo con lo que se ha dicho ahí. No injusto, (es) incorrecto. Lo que se dice ahí es incorrecto. Este gobierno (está) comprometido con la estabilidad del país, está determinado a resolver este problema (fiscal) y resolverlo de una manera integral”, insistió el mandatario.

(Video) 'Es una opinión equivocada’, dice Alvarado sobre calificación de Moody’s

El presidente manifestó respaldo “absoluto” al rechazo inicial manifestado por la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, y por el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero, la noche del miércoles 5 de diciembre.

Moody’s Investors Service (“Moody’s”) rebajó, este miércoles 5 de diciembre, las calificaciones de emisor a largo plazo y de bonos senior no garantizados del Gobierno de Costa Rica a B1 de Ba2.

Además, cambió su perspectiva de calificación a negativa, concluyendo la revisión para rebaja que se inició el 18 de octubre de 2018.

La calificadora cita el empeoramiento continuo y proyectado de la deuda por los grandes déficits a pesar de los esfuerzos de consolidación fiscal, como entre las razones de la rebaja.

Según el presidente, la de la agencia calificadora “dichosamente es una opinión”, pero mencionó que “hay otras opiniones”, como la reacción positiva de los mercados en la compra de bonos de deuda de Costa Rica, así como felicitaciones recibidas del Banco Mundial (BM) y del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por la aprobación de la reforma fiscal.

“No solo han felicitado a Costa Rica, sino (que han) señalado que esa es la ruta a seguir”, añadió Alvarado, desde la terminal de trenes Estación Atlántico, San José.

En el gobierno, los primeros en reaccionar a la baja en la calificación fueron la la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar y el presidente del Banco Central, Rodrigo Cubero.

Alvarado manifestó el respaldo “absoluto” al rechazo inicial planteado por Aguilar y Cubero.

Aguilar dijo que el Ministerio de Hacienda rechaza categóricamente las afirmaciones de la agencia, porque “hablar de riesgos de implementación, sin hacer una análisis de lo que la reforma contiene, es un tanto apresurado”.

Cubero, por su parte, dijo que la decisión de Moody’s “es inconsistente con la calificación que nos venían dando” y “carece de sustento”.

La agencia reconoció que Costa Rica promulgó una nueva ley de consolidación fiscal. No obstante, considera que aún con la reforma tributaria, el déficit presupuestario seguirá siendo alto en los próximos años y llevará varios años.

El mandatario reconoció que el 2019 representa retos para el país, pero destacó que hay un esfuerzo propio del gobierno en acelerar la inversión de obra pública que dinamice la economía “con simplificación” y propicie mejor recaudación.