Fiorella Masís. 17 marzo

Bolaños (incansable), Angulo (preciso), Leal (con magia) y Rubilio (goleador nato). Con esos nombres Saprissa salvó una tarde que por momentos se vio oscura.

Jairo Arrieta celebra su anotación ante Herediano. Fotos: Mayela López
Jairo Arrieta celebra su anotación ante Herediano. Fotos: Mayela López

Los morados recurrieron a un momento de inspiración para anotar en el minuto 81 el tanto que les dio la victoria de 2-1 ante Herediano.

El equipo de Jafet Soto llegó al Ricardo Saprissa sin temores, eso ya es historia lejana. Se plantó sobre la gramilla envalentonado, dispuesto a llevarse el triunfo y hacer sufrir a su rival.

Y lo último lo consiguió, pero los tres puntos los dejó en Tibás, en parte por sus errores y también por los del árbitro Pedro Navarro.

Saprissa de eso no tuvo culpa y lo que hizo fue corregir un camino que estaba empinado y lleno de barro.

En la primera parte el Team hizo ver muy mal a los de casa y al mismo tiempo perdonó demasiado frente a la portería de Aarón Cruz.

Los rojiamarillos generaron seis disparos, pero apenas uno directo en ese lapso. Yeltsin Tejeda, Rándall Azofeifa y Gerson Torres, por mencionar algunos, dejaron el gol en solo una intención.

Pero también aparecieron los fiascos de los árbitros. ¿Qué son normales en el fútbol? Sí, pero también lamentables.

Herediano padeció de esto en dos acciones puntuales y determinantes: un penal no señalado y un gol anulado por fuera de juego inexistente. El primero peor que el segundo, pero ambos errores.

Rubilio Castillo dio el triunfo a Saprissa sobre Herediano. Fotos: Mayela López
Rubilio Castillo dio el triunfo a Saprissa sobre Herediano. Fotos: Mayela López

La táctica de Jafet Soto fue presionar desde la salida a Saprissa. No dejarlo respirar y empujarlo hacia los yerros y más... los horrores.

Si uno repasa el primer tiempo, los de casa sacaron oro, porque padecieron ‘n’ cantidad de veces y pese a eso se fueron al camerino con ventaja.

Una vez más el sistema de Paté Centeno, incansable defensor de salir con la pelota pegada al pie, sufrió y se vio mal, incluso feo. Muy lejos del fútbol bonito que predica.

Los morados no lograban tener una salida clara, limpia. Un pase malo tras otro denotaba a una zaga nerviosa.

Saprissa no respiraba y Herediano recuperaba cuanta pelota quería. Eso al mismo tiempo provocó polémica.

El réferi no señaló un penal contra Jimmy Marín, luego de un mal despeje de Cruz que quedó en pies del habilidoso volante.

Mientras la defensa no veía una, la delantera tibaseña hacía que el juego siguiera siendo para cualquiera.

Bolaños por poco celebra, pero la rodilla de Daniel Cambronero se lo impidió (38′). Después, el mismo morado corrió por la banda derecha, le sirvió un balón a Jairo Arrieta y el delantero definió con desvío incluido de Azofeifa, en el minuto 45′+1.

Pero antes del descanso hubo campo para más polémica, cuando llegó el gol anulado a José Guillermo Ortiz por un fuera de juego que nunca debió señalarse.

Los equipos probablemente se fueron con molestia al camerino. Paté no veía nada de lo que le gusta pese a ir ganando, y Jafet Soto perdía de forma injusta, si es que se puede decir así.

La reacción de los rojiamarillos fue rápida. Apenas un minuto de regreso a la cancha y Ortiz encontró su desahogo para darles el empate momentáneo en el minuto 46.

¿Cómo lo hizo? Aprovechando otro desacierto de la defensa morada, ahora en pies de Luis José Hernández, a quien Luis Díaz le robó la pelota para servir a su compañero.

El segundo tiempo entró en una lentitud apoyada por el árbitro y lógica (en el fútbol tico) de una primera intensidad a tope, pero siempre hubo espacios para llegadas de un lado y otro.

Era un clásico del buen fútbol de goles y polémica, pero faltaba un poco más de ambos ingredientes.

Rubilio Castillo supo definir como un goleador luego de una jugada para verla una y otra vez. Esa pudo ser la estampa final, pero no.

Varios futbolistas, morados y florenses cerraron con un penoso pleito que dejó como expulsados a Jimmy Marín y Ricardo Blanco. La bronca se extendió más allá del pitazo final, dejando imágenes bochornosas.

Jugadores de Herediano y Saprissa discuten durante el partido. Fotos: Mayela López
Jugadores de Herediano y Saprissa discuten durante el partido. Fotos: Mayela López

Síntesis

Saprissa: Aarón Cruz, Alejandro Cabral, Michael Barrantes, Aubrey David, Ricardo Blanco, Luis J. Hernández, Mariano Torres, Marvin Angulo, Christian Bolaños, Johan Venegas, Jairo Arrieta.

DT: Wálter Centeno

Cambios: Rándall Leal (Luis Hernández, al 61′), Rubilio Castillo (Jairo Arrieta, al 69′) y Heiner Mora (Angulo, al 86′).

Herediano: Daniel Cambronero, Christian Reyes, Keyner Brown, Luis Díaz, Orlando Galo, Omar Arellano, Yeltsin Tejeda, Rándall Azofeifa, Gerson Torres, Jimmy Marín, José G. Ortiz.

DT: Jafet Soto.

Cambios: Mynor Escoe (Gerson Torres, al 57′), Antonio Pedroza (Luis Díaz, al 74′) y Aldo Magaña (Ortiz, al 82′).

Goles: 1-0: 45′+1: Jairo Arrieta (Christian Bolaños); 1-1: 46′: José Guillermo Ortiz (Luis Díaz), 2-1: 81′: Rubilio Castillo (Rándall Leal) Árbitro: Pedro Navarro, asistido por Juan Carlos Mora y Luis Granados. Expulsados: Ricardo Blanco y Jimmy Marín. Estadio: Ricardo Saprissa, Tibás, 5 p. m.