Terrorismo

EE. UU. mató al jefe de Al Qaida en un ataque con drones en Afganistán

Ayman al Zawahiri, considerado el cerebro de los atentados del 11 de setiembre del 2001, se convirtió en jefe de la organización terrorista tras la muerte de Osama bin Laden en el 2011

Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este lunes que el jefe de Al Qaida, Ayman al Zawahiri, murió el sábado por la noche en un ataque con dron estadounidense en Afganistán, en un nuevo golpe a la organización terrorista.

“El sábado, bajo mis órdenes, Estados Unidos llevó a cabo un ataque aéreo sobre Kabul, en Afganistán, que mató al emir de Al Qaida, Ayman al Zawahiri”, afirmó el presidente en un discurso televisado desde la Casa Blanca. “Se ha hecho justicia y este líder terrorista ya no está”, añadió.

Ayman al Zawahiri era uno de los terroristas más buscados por Estados Unidos, que prometía $25 millones por cualquier información que permitiera detenerle. Se puso al frente de la nebulosa yihadista en el 2011, tras la muerte de Osama Bin Laden a manos de un comando estadounidense en Pakistán.

Llevaba más de diez años en paradero desconocido y se le consideraba el cerebro de los atentados del 11 de setiembre del 2001 que causaron casi 3.000 muertos en Nueva York. El presidente demócrata dijo que su muerte permitirá “pasar página” a las familias de las víctimas de esos ataques contra las torres gemelas del World Trade Center de Nueva York y la sede del Pentágono cerca de Washington.

El ataque con dron se llevó a cabo sin presencia militar estadounidense en tierra, aseguró un funcionario, lo cual demuestra la capacidad de Estados Unidos “para identificar y localizar incluso a los terroristas más buscados del mundo y tomar medidas para eliminarlos”.

Ayman al Zawahiri fue localizado “varias veces y durante largos períodos en el balcón donde finalmente fue golpeado” por el ataque en la capital afgana, agregó. La operación no causó “víctimas civiles”, manifestó Joe Biden durante su discurso de este lunes.

El ministro del Interior afgano negó el fin de semana informes sobre un ataque con aviones no tripulados en Kabul y afirmó a la AFP que un cohete había alcanzado “una casa vacía” en la capital. Sin embargo, en un comunicado publicado en Twitter antes de la intervención de Biden, el vocero de los talibanes había reconocido la existencia de un “ataque aéreo”, atribuido a un “dron estadounidense”.

La presencia de Ayman al Zawahiri en Kabul es una “clara violación” de los acuerdos alcanzados con los talibanes en Doha en el 2020, en virtud de los cuales los islamistas se habían comprometido a no acoger a Al Qaida en su territorio, afirmó el funcionario. En su comunicado, los islamistas afganos también acusaron a Estados Unidos de haber violado estos acuerdos al realizar un ataque en su territorio.

“Aunque tenía muchos defectos, (Al Zawahiri) no era tan insignificante como creían muchos analistas”, comentó este lunes en Twitter Thomas Joscelyn, experto del grupo de expertos Foundation for Defense of Democracies.

Cuando en el 2011 heredó una organización decrépita, Ayman al Zawahiri, de 71 años, debió, para sobrevivir, multiplicar las “franquicias” y sus juramentos de lealtad circunstanciales, desde la Península Arábiga hasta el Magreb, desde Somalia hasta Afganistán, Siria e Irak.

“A pesar del liderazgo de Zawahiri (...) el grupo aún enfrenta serios desafíos. Por un lado, está el tema de quién liderará Al Qaida una vez que Zawahiri no esté”, apuntó Colin Clarke, investigador del círculo de reflexión estadounidense Soufan Group. A finales del 2020 se rumoreó que había muerto de una enfermedad cardíaca, pero reapareció en un video.

El número dos de Al Qaida, Abdulá Ahmed Abdulá, murió en agosto de 2020 en las calles de Teherán a manos de agentes israelíes durante una misión secreta dirigida por Washington, según informó en su día el diario The New York Times. El 3 de febrero, Joe Biden anunció la muerte del líder del grupo Estado Islámico (EI) Abu Ibrahim al Hachimi al Quurachi durante una operación en el norte de Siria.

Este anuncio se produce casi un año después de la caótica retirada de las fuerzas estadounidenses de Afganistán, que permitió a los talibanes recuperar el control del país veinte años después de ser derrocados. “Repetimos claramente esta noche que no importa cuánto tiempo tome, no importa dónde se esconda, si representa una amenaza para nuestra población, Estados Unidos lo encontrará y lo eliminará”, insistió Joe Biden.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.