Julia Ríos/AFP. 21 noviembre
Un hombre halló un pedazo de madera para reparar su casa en la ciudad de Bilwi, después del impacto del huracán Iota. AFP
Un hombre halló un pedazo de madera para reparar su casa en la ciudad de Bilwi, después del impacto del huracán Iota. AFP

Bilwi, Nicaragua. El Caribe Norte, una de las regiones más pobres de Nicaragua, quedó sumida en la incertidumbre y la desesperación tras el doble golpe de los huracanes Eta y Iota, que sembraron muerte y destrucción en Centroamérica.

En esta zona poblada por indígenas y afrodescendientes que se dedican a la pesca y la agricultura, se preguntan cómo lograrán retomar sus vidas tras el devastador paso de los ciclones que azotaron en cuestión de dos semanas.

"Nosotros no trabajamos en ninguna institución, vivimos de la riqueza del mar. ¿Ahora como vamos a salir al mar? No podemos, porque las lanchas las dañó el huracán y hasta el muelle no está", dijo Henry Washington, un pescador de Bilwi.

“Por eso pedimos que nos apoyen. Yo sé que de otros países mandan apoyo, pero aquí no viene”, agregó, molesto.

“Solo quedamos con la ropa puesta, no sé qué va a pasar, yo quisiera que me consiguieran un colchón, una cobija. Mi casa se perdió y nos dieron albergue porque no tenemos dónde ir”, lamentó Diana Moore, de 52 años.

Tras el paso de Iota, que se disipó este miércoles sobre El Salvador, centenares de personas que quedaron a la intemperie en Bilwi se lanzaron como hormigas a buscar entre los escombros lo cualquier cosa que sirva para levantar “una champita” (ranchito) dónde vivir.

Iota entró a Nicaragua con vientos furiosos

Los damnificados, entre los que hay muchos niños, son presas del hambre y el frío, mientras las personas mayores que sufren de hipertensión, diabetes u otras enfermedades están muy vulnerables.

La Fundación San Lucas, una ONG que trabaja con en el Caribe en la prevención de enfermedades, teme un brote de malaria, que antes de las tormentas dejaba 400 afectados cada semana.

Tras cuernos...

Iota impactó a Nicaragua el 17 de noviembre como huracán de categoría cinco, la máxima en la escala Saffir-Simpson, y dejó un panorama desolador de comunidades indígenas sin alimento, agua, ropa ni electricidad.

“El gobierno envía donaciones, pero nada han traído a las personas que la necesitamos. Provisión hay bastante en las bodegas, pero no dan”. Henry Müller, pescador

El ciclón fue peor que Eta, que el 3 de noviembre golpeó con sus potentes vientos de 240 km/h a las comunidades de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), la más extensa y menos poblada del país, con 500.000 habitantes de las etnias miskito, sumo, rama, garífuna, creole y mestizo.

Esta región, pese a su potencial de recursos naturales y biodiversidad, también acumula grandes rezagos sociales y de desarrollo. La mayoría de la población toma agua de pozos o ríos, que quedaron contaminados después del huracán y sobreviven con un dólar al día, según defensores de derechos humanos.

Eta dejó más de 200 muertos en el Istmo, mientras que Iota cobró 44 vidas, según el conteo inicial en la región.

Esta familia de Bilwi, Nicaragua, rescató algunas pertenencias después del impacto del huracán Iota. AFP
Esta familia de Bilwi, Nicaragua, rescató algunas pertenencias después del impacto del huracán Iota. AFP

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, informó de que hasta el jueves tenían en albergues a 35.490 personas, de un total de 160.000 que fueron evacuadas de comunidades costeras, pero comenzarán a regresar a sus comunidades.

“Nos quedamos en la calle. En mi familia somos dos adultos y dos niños. Cuando pasó el huracán Eta, hicimos nuestra ‘champita’ sin ninguna ayuda, pero Iota la botó y no ha venido nadie a decirnos si nos van a ayudar”, expresó Nadia Webster.

Lo único que quedó de su casa frente al mar son los cuatro pilotes sobre los que estaba construida, que ahora solo recuerdan que “aquí era mi casa”, comentó esta madre soltera de dos hijos, que vive de comercializar productos del mar que compra a pescadores, pero los huracanes paralizaron la actividad.

Este habitante de Bilwi procuró reforzar el techo de su vivienda antes de la llegada del huracán Iota. AFP
Este habitante de Bilwi procuró reforzar el techo de su vivienda antes de la llegada del huracán Iota. AFP

Después de Eta “habíamos recogido un poco de madera y volvimos a hacer la casa, pero vino Iota y se la llevó de nuevo”, lamentó Itzel Laco, 25 años, quien vende ropa usada y cuya mercancía perdió con el huracán.

Murillo afirmó que el gobierno “es consciente” de las serias afectaciones de las familias afectadas por las tormentas y “en la medida en que podamos contar con los recursos indispensables se garantizará la vivienda”.

Iota penetró por el norte de Nicaragua y salió por Honduras, y en su trayectoria dejó casas sin techo, árboles y postes de tendido eléctrico derribados.

Los municipios caribeños de Rosita, Siuna y Prinzapolka quedaron sin electricidad, agua y las comunicaciones son intermitentes.

Estos hombres intentaron reparar una casa en el barrio El Muelle, en Bilwi, destruida por el huracán Eta. Luego, Iota terminó de agravar los daños. AFP
Estos hombres intentaron reparar una casa en el barrio El Muelle, en Bilwi, destruida por el huracán Eta. Luego, Iota terminó de agravar los daños. AFP

El gobierno asegura que envió alimentos y material para reparar las viviendas, pero los afectados niegan haber recibido ayuda y culpan a funcionarios locales de parcializar su entrega.

“El gobierno envía donaciones, pero nada han traído a las personas que la necesitamos. Provisión hay bastante en las bodegas, pero no dan”, denunció Henry Müller, un pescador que quedó sin trabajo.