Conflictos

Al menos 43 presos muertos y un centenar en fuga por motín en cárcel de Ecuador

En las prisiones ecuatorianas murieron brutalmente 350 reclusos desde febrero del 2021 en medio de una violencia que el Gobierno atribuye al enfrentamiento de grupos criminales vinculados al narcotráfico

Quito. Al menos 43 reos muertos dejó un motín en una prisión en el centro de Ecuador, azotado por el aumento sin freno del narcotráfico y de la violencia criminal, informaron este lunes las autoridades. “Hasta el momento se cuentan 43 internos fallecidos” por el motín en la cárcel Bellavista en Santo Domingo los Tsáchilas (Colorados, a 80 kilómetros de Quito), indicó la Ficalía en Twitter, asegurando que la información está “en desarrollo”.

El ministro del Interior, Patricio Carrillo, quien más temprano informó de dos muertos y cinco heridos, dijo en rueda de prensa que el saldo de fallecidos era de 41. Carrillo declaró que las autoridades tienen “el control de todos los pabellones”.

En las prisiones ecuatorianas murieron brutalmente 350 reclusos desde febrero del 2021 en medio de una violencia que el Gobierno atribuye al enfrentamiento de grupos criminales vinculados al narcotráfico. Las autoridades reiteraron que un choque entre bandas estaba detrás de la violencia en Bellavista.

“Este es un lamentable resultado de la violencia entre bandas”, dijo en Twitter el presidente Guillermo Lasso, de gira en Israel. El mandatario envió su “sentido pésame a los familiares” de los fallecidos. La banda Los Lobos “agrede y elimina a 41 personas de la otra organización”, dijo Carrillo, en alusión a una de sus facciones denominada “R7″.

Heridos con el rostro golpeado eran trasladados en camionetas y ambulancias para recibir atención médica, mientras familiares de los presos se agolpaban en las inmediaciones del centro penitenciario. Los hechos derivaron en un intento de fuga, pero las autoridades recapturaron al menos a 112 prófugos, dijo Carrillo.

Pese a múltiples medidas —que incluyen la asignación de presupuesto, el traslado de los reos más peligrosos a un solo centro y la creación de una comisión de pacificación— el Gobierno de Lasso no pudo frenar las masacres carcelarias, de las peores de Latinoamérica.

Más de un centenar de reos continúan prófugos tras un amotinamiento en una cárcel de Ecuador, en el que murieron 43 reclusos, informó Fausto Salinas, comandante general de la Policía.

Las que “no se encuentran en el centro son 108 personas”, dijo Salinas en una rueda de prensa en la que se presentó un balance de la masacre carcelaria ocurrida en la cárcel de Bellavista, en la ciudad de Santo Domingo. Hasta el momento han sido recapturados 112 presos, dijo el ministro del Interior, Patricio Castillo, en la misma conferencia de prensa.

A la par de las brutales matanzas en las penitenciarías, Ecuador enfrenta un aumento de la violencia en las calles y del narcotráfico, que el Gobierno intenta controlar mediante un estado de excepción en las provincias de Guayas, Manabí y Esmeraldas, las más golpeadas por el tráfico de drogas.

En lo que va del año, el país decomisó 82 toneladas de droga y en el 2021 incautó el récord de 210 toneladas. En los cuatro primeros meses del año se reportaron 1.255 muertes violentas en el país —entre ellos decapitados y mutilados—, la mitad de lo registrado en todo el 2021.

Un mes antes de este nuevo motín en la cárcel de Bellavista, un enfrentamiento entre presos del centro penitenciario de El Turi, en la andina ciudad de Cuenca (sur), dejó 20 muertos, algunos mutilados. El organismo encargado de administrar las prisiones, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI), activó “protocolos de seguridad” para contener las “alteraciones del orden” en la prisión.

Las autoridades tienen previsto realizar una requisa de armas en la prisión y trasladar a los líderes de las bandas hacia una cárcel en la costera provincia de Guayas (suroeste), donde se reportaron las peores masacres carcelarias desde febrero del año pasado. El hacinamiento es otro problema de las cárceles ecuatorianas: en las 65 prisiones del país, con capacidad para unas 30.000 personas, hay 35.000 presos, según las autoridades.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.