Bienestar

10 mitos y verdades sobre la cetosis

La cetosis es un proceso metabólico natural que, bajo supervisión médica, favorece la rápida pérdida de peso

La cetosis es un proceso natural del cuerpo que se activa tras un bajo aporte de carbohidratos. Así, el cuerpo utiliza las reservas de grasa como fuente de energía.

Seguramente ha visto que están de moda las dietas “keto” (por la traducción al inglés de cetosis a “ketosis”) e incluso ya muchos restaurantes en el país tienen opciones sin carbohidratos en su menú.

Aunque se promueve como un estilo de vida saludable, lo cierto es que antes de hacer cualquier plan de alimentación, hay que asesorarse de la mano de un experto para conocer los beneficios y consecuencias de la cetosis para su organismo. Por eso el Doctor Mauricio Barahona, Director del Instituto Costarricense de Metabolismo (ICOMET) nos comparte 10 mitos y verdades frecuentes sobre este tema.

La cetosis es un proceso metabólico natural que, bajo supervisión médica, favorece la rápida pérdida de peso. No se debe confundir con la cetoacidosis, enfermedad relacionada al exceso de ácidos y cuerpos cetónicos en la sangre. Los cuerpos cetónicos son compuestos químicos producidos por cetogénesis (proceso por el cual las grasas de cuerpo son utilizadas como fuente de energía).

Se ha demostrado que este tipo de dietas son efectivas para tratar la epilepsia, autismo y otras enfermedades neurodegenerativas.

Existen muchos tipos de dieta que provocan la cetosis, no todas son efectivas ni seguras. Por ejemplo una dieta hiperproteica (alta en proteínas) puede causar sobrecargas en el organismo, mientras que una dieta alta en grasas puede llevar a problemas cardiovasculares y de colesterol. Por eso, la supervisión médica es trascendental, como es el caso del Método PnK, que se basa en un cetosis responsable con la asesoría de un equipo multidisciplinar.

Bajo control médico y seguimiento, perder peso utilizando dietas cetogénicas bajas en grasas es saludable y sus resultados son óptimos a corto y largo plazo.

Estudios demuestran que las dietas cetogénicas bajas en grasa como el Método PnK, no sólo reducen peso de forma efectiva, sino que el 90% del peso perdido es grasa, conservando la masa muscular.

Utilizar protocolos de dietas cetógenicas bajo control médico, más bien reducen el hígado graso, lo que contribuye a la recuperación de las funciones y capacidades de este órgano.

La dieta cetogénica se utiliza desde 1921 y en 1971, el Prof. Blackburn, le brindó fundamento científico. Para 1974, médicos norteamericanos empezaron a utilizarla. Por tanto, cuenta con casi 100 años de historia y más de 40 años como tratamiento.

Al cabo de 48 a 72 horas de no ingerir carbohidratos, el cuerpo inicia un proceso en el cual utilizar la energía almacenada en sus reservas de grasa. Esto, además de generar efectos euforizantes, evita la sensación de hambre.

La cetosis es un proceso fisiológico que requiere supervisión multidisciplinaria y evaluación médica para perder peso a base de grasa y no del músculo, y que el resultado se sostenga en el largo plazo.

Pese a su popularidad, las dietas Keto son planes de alimentación altos en grasas o proteínas. Esto no permite bajar de peso saludablemente y en algunos casos provoca un estancamiento en la pérdida de peso. Por el contrario, una cetosis bajo supervisión médica, muy baja en grasas y consumiendo proteína de alto valor biológico, permite perder peso en grasa, proteger el músculo y evitar el efecto rebote.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.