Sofía Chinchilla Cerdas. 18 noviembre
Smartmatic es una empresa proveedora de servicios para voto electrónico a la que Rudy Giuliani, el abogado del presidente Donald Trump, acusa de haber manipulado las elecciones en Estados Unidos. Expertos independientes y del Gobierno de ese país señalan que tales afirmaciones carecen de fundamento. watermark-flex watermark-mobile
Smartmatic es una empresa proveedora de servicios para voto electrónico a la que Rudy Giuliani, el abogado del presidente Donald Trump, acusa de haber manipulado las elecciones en Estados Unidos. Expertos independientes y del Gobierno de ese país señalan que tales afirmaciones carecen de fundamento.

Una publicación en Facebook afirma, erróneamente, que Costa Rica utilizará los servicios de Smartmatic, la empresa de tecnología electoral a la que el abogado de Donald Trump acusa de haber manipulado las elecciones estadounidenses.

Se trata de una falsedad que vincula al país con una teoría popular entre grupos conspiracionistas y de extrema derecha de Estados Unidos, según la cual Trump perdió la Presidencia frente al demócrata Joe Biden a causa de un supuesto fraude en el sistema de voto electrónico que se usó en los comicios del 3 de noviembre en ciertos estados.

Pese a que expertos estatales e independientes descartan que tales anomalías hayan ocurrido, Rudy Giuliani, el abogado de Trump, insiste en que la empresa proveedora de máquinas y software para voto electrónico Smartmatic manipuló el cómputo de votos.

El usuario de Facebook Johnny Schmidt replicó dicha versión el 12 de noviembre, en su muro de Facebook.

“Gente..., ese que ven ahí, es Mark Malloch Brown de Smartmatic, la misma empresa relacionada con el fraude en EE. UU. En la foto aparece junto al mismísimo Soros (George) y en la otra imagen una publicación de Smartmatic donde dice que están entrando en Costa Rica”, dice la publicación.

Junto al texto, Schmidt colocó dos imágenes, una de ellas es una captura de pantalla de un artículo publicado en el sitio web de Smartmatic, titulado “Plan piloto en Costa Rica para voto electrónico”.

Consultado por La Nación, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) aclaró que no hay ningún plan para implementar el voto electrónico en los comicios costarricenses, ni tampoco han existido relaciones comerciales entre la institución y Smartmatic.

"Nosotros no tenemos ningún proyecto de voto electrónico en marcha, no tenemos ningún plan piloto de voto electrónico y no vamos a tener voto electrónico en las elecciones del 2022.

“El TSE, el último acuerdo que tiene al respecto, es de noviembre del 2016, en el que la parte técnica, la Dirección General del Registro Electoral y la Dirección de Estrategia Tecnológica remitieron un criterio al Tribunal respecto al entorno para avanzar hacia el voto electrónico en el país, y fue una recomendación negativa, de no hacerlo”, indicó Gustavo Román, asesor político del TSE.

La primera razón, según el funcionario, es que implementar un sistema de votación electrónica costaría más de $40 millones, y el país no está en condiciones de asumir ese gasto. La segunda, dijo, tiene que ver con la seguridad y la auditoría del voto.

Para el vocero del TSE, sería “sencillamente absurdo” que Costa Rica modifique su sistema electoral, reconocido internacionalmente por su calidad y transparencia, por un tema de “fetiche tecnológico”.

La Nación verificó que la captura de pantalla en la publicación de Schmidt corresponde a un artículo publicado en el sitio de Smartmatic en el 2013, cuando el TSE valoraba la posibilidad de que costarricenses que vivían en el exterior votaran de forma electrónica en las elecciones presidenciales del 2014, en 50 consulados.

Sin embargo, el plan se canceló porque el Tribunal no pudo hacer todos los simulacros que se requerían.

El asesor del Tribunal calificó como “cuestionable” la publicación de Smartmatic sobre el tema, porque la empresa no tuvo ninguna participación en el plan piloto. Según Román, las dos pruebas que se alcanzaron a realizar, se hicieron con equipo y software desarrollado por el mismo TSE.

“No hemos tenido nunca ninguna relación contractual con esa empresa, ninguna (...). Se hicieron sondeos de costos y de tecnologías y se le consultó a varias empresas del entorno cuánto cobran y qué ofrecen, y se le consultó a esta. Eso fue todo, no hay nada más”, declaró Román.

Sin pruebas de fraude

De acuerdo con The New York Times, Smartmatic quedó en el foco de los conspiracionistas en Estados Unidos luego de que Rudy Giuliani, el abogado del presidente Donald Trump, vinculara a la empresa con el supuesto fraude electoral.

“Sabían que una compañía extranjera, DOMINION, contó nuestros votos en Michigan, Arizona, Georgia y otros estados. Pero fue una fachada para SMARTMATIC, que era el que en realidad estaba haciendo el cómputo. Busquen SMARTMATIC y me tuitean su opinión. Todo se revelará”, tuiteó Giuliani el 14 de noviembre.

Según la agencia de noticias Reuters, Dominion Voting Systems es un proveedor de tecnología electoral que trabajó en varios estados durante las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Luego de que Giuliani los acusara de manipular el conteo de votos, Smartmatic respondió.

“Smartmatic nunca le ha proporcionado software, hardware ni ninguna otra tecnología a Dominion Voting Systems. Las dos compañías son competidoras en el mercado”, declaró la empresa estadounidense en un comunicado.

Un reportaje de Lead Stories replicado por Univisión informó de que no existe evidencia sobre un fraude como el anunciado por Giuliani.

“No hay evidencia de que algún sistema de votación haya eliminado o perdido votos, los haya cambiado o se haya visto comprometido de forma alguna”, afirmó la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad de Estados Unidos.

La vieja teoría sobre George Soros

La otra imagen que incluyó Johnny Schmidt en su publicación muestra a Mark Malloch-Brown, directivo de la compañía a la que pertenece Smartmatic, junto al filántropo multimillonario George Soros.

Diversos medios estadounidenses han informado desde el 2016 sobre rumores que afirman, falsamente, que Soros es dueño de la compañía de tecnología electoral.

Smartmatic desmintió tales aseveraciones en su sitio web. En la misma entrada, la empresa aclaró que Malloch-Brown tampoco es empleado de Soros, aunque sí forma parte de los directivos de la Open Society Fundation, la organización a través de la cual Soros financia proyectos sociales en todo el mundo.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.