Silvia Artavia. 14 octubre
Un falso mensaje en redes sociales afirma que el presidente de la República, Carlos Alvarado, recibió un adelanto de $500 millones del FMI y repartió comisiones con ese dinero. watermark-flex watermark-mobile
Un falso mensaje en redes sociales afirma que el presidente de la República, Carlos Alvarado, recibió un adelanto de $500 millones del FMI y repartió comisiones con ese dinero.

Es falso que el presidente de la República, Carlos Alvarado, recibiera un adelanto de $500 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y repartiera comisiones con ese dinero.

Tampoco es cierto que, en vista del rechazo de la población ante el préstamo de ese organismo, el mandatario ahora no tenga “cómo devolver” esos fondos y esté buscando la forma de “meter esa deuda” a los costarricenses.

Dichas aseveraciones las desmintió el ministro de Hacienda, Elian Villegas, luego de que en redes sociales se compartiera de forma masiva una imagen con el siguiente mensaje:

“Carlos Alvarado recibió del FMI $500 millones por adelanto del paquetito de préstamos que no aceptamos. Ahora no tiene cómo devolverlo. Repartió comisiones y tiene que ver cómo hace para meter esa deuda a los costarricenses”.

El jerarca de Hacienda salió al paso de las acusaciones contra Alvarado y dijo que no existe tal reparto de comisiones.

Villegas explicó que, aparte del préstamo por $1.750 millones que gestiona el país con el FMI, el país recibió un crédito adicional, por $521 millones, en marzo.

Ese primer préstamo, también con el FMI, lo solicitó el Gobierno al inicio de la pandemia de la covid-19, para cubrir una “necesidad urgente de balanza de pagos”.

Un 90% de esos recursos se pidieron para canjear deuda externa por interna, y el restante 10%, para usarlo como abono de la deuda que el Poder Ejecutivo mantiene con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

Dos préstamos distintos

Según Villegas, los dos créditos con el FMI son independientes, es decir, uno no está ligado al otro.

“No existe ningún reparto de comisiones. El crédito (por $1.750 millones) ingresa a Costa Rica, ingresa el monto que debe ingresar.

"La comisión que se deja el Fondo, se la deja como cualquier otro originador de un crédito, y es un crédito sin condiciones, no está atado a este otro (al de $521 millones)”, detalló el ministro.

El jerarca precisó que los $500 millones de los que habla la falsa información corresponden al monto de comisión que cobraría el FMI por el préstamo de $1.750 millones.

“Del monto total se le deducen estos $500 millones. Entonces, en vez de recibir $2.250 millones, se recibirían alrededor de $1.750 millones, pero desde el punto de vista de las condiciones, no existe una condición en lo que tiene que ver con el primer crédito”, enfatizó Villegas.

Aunque ambos créditos se tramitan con la mista entidad, estos ofrecen condiciones diferentes.

El préstamo de $521 millones fue aprobado por el Fondo mediante un Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), en condiciones blandas, a un interés anual del 1,55%.

El plazo para que el país lo pague es de cinco años, con abonos trimestrales a partir de los tres años y tres meses después de haberse dado el desembolso.

Por su parte, el crédito de $1.750 millones solicitado por Costa Rica al FMI en agosto, para ajustar su situación fiscal, es un acuerdo denominado Servicio Ampliado del Fondo (SAF).

O sea, es un programa de más largo plazo, para que los países implementen reformas estructurales en el mediano plazo, y por un periodo de reembolso más amplio.

Los acuerdos ampliados suelen aprobarse por plazos máximos de tres años, con la posibilidad de prorrogarlos por un año, si procede.

“Sin embargo, también se permite aprobar un plazo máximo de cuatro años, entre otros casos, si la necesidad existente en materia de balanza de pagos va más allá del plazo de tres años, si el ajuste exigido para estabilizar la situación macroeconómica es de carácter prolongado y si existe suficiente seguridad en cuanto a la capacidad y la voluntad del país miembro de implementar reformas profundas y duraderas”, explica el FMI en su sitio web.

Créditos como el que el que el gobierno pretende negociar por $1.750 millones también incluyen un periodo de reembolso más largo: entre cuatro años y medio y diez años, con pagos en 12 cuotas semestrales iguales.

Cuando un país obtiene un préstamo de ese tipo con el FMI, se compromete a aplicar políticas orientadas a superar los problemas económicos y estructurales.

Por ello, el Gobierno debía preparar una propuesta de ajuste fiscal para presentar al Fondo, como una especie de garantía para acceder a los recursos.

El planteamiento inicial hecho por la administración Alvarado recibió el rechazo total de múltiples sectores por su énfasis en la creación de impuestos y el poco esfuerzo en recorte del gasto público.

Durante los últimos días, grupos de personas han realizado bloqueos en distintos puntos del país y protagonizado hechos violentos para protestar contra la idea de nuevos tributos.

El gobierno anuncio el retiro de la propuesta y, el pasado domingo, convocó a un diálogo multisectorial para buscar soluciones a la crisis fiscal y económica del país.

Otros créditos internacionales

Además de esos dos créditos con el FMI, Costa Rica ha negociado recientemente y continúa negociando otras fuentes de financiamiento con más organismos internacionales.

Se trata de un “Plan de Financiamiento para apoyo presupuestario y mitigación de los efectos por covid-19”, según confirmó a #NoComaCuento la Dirección General de Crédito Público del Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Planificación (Mideplán).

Los préstamos que ya le fueron aprobados al país y los que están en proceso de aprobación suman $3.046 millones en total.

Dentro de esa cifra global se cuentan los $521 millones ya girados por el FMI; no así los $1.750 millones que están en trámite.

A continuación, el detalle de estos:

Fondos ya desembolsados por los organismos (al 14 de octubre del 2020):

-$521 millones del FMI. Aprobados en agosto por los diputados y desembolsados por el Fondo en setiembre, para paliar la emergencia por la covid-19.

-$380 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD).

De ellos, $230 millones los otorgó el Banco para la descarbonización en Costa Rica, y $150 millones, la AFD, para políticas de desarrollo.

-$500 millones del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) para la compra de insumos médicos y para apoyar a quienes perdieron el empleo a causa de la pandemia.

En gestión (al 14 de octubre del 2020):

-$250 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), bajo la modalidad de Financiamiento Especial al Desarrollo (SDL, por sus siglas en inglés).

Este se encuentra en discusión de los diputados, bajo el proyecto de ley número 22.131.

-$245 millones, también con el BID, para la entrega de bonos Proteger a los afectados por el desempleo y por los apuros económicos de la crisis.

Dicha iniciativa, que incluye una donación de $20 millones por parte de ese órgano, también está pendiente de aprobación en el Congreso, bajo el expediente 22.132.

-$300 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Ese también espera el visto bueno de los diputados, con el número de proyecto 22.214.

-$300 millones con el Banco Mundial (BM), el cual se discute en el Parlamento bajo el expediente 22.214.

-$50 millones con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Ya fue aprobado por el Mideplán y por el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Según la Dirección General de Crédito Público del Ministerio de Hacienda, está próximo a ser negociado.

-$500 millones, siempre con el CAF. “En proceso de estructuración”, aseguró esa misma instancia de Hacienda.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.