Sofía Chinchilla Cerdas. 29 julio
Boogeyman (el ‘coco', para los hispanohablantes) es un término que la prensa norteamericana usa con frecuencia para explicar lo que representan ambos personajes para grupos conspiracionistas y de extrema derecha en Estados Unidos y Europa. watermark-flex watermark-mobile
Boogeyman (el ‘coco', para los hispanohablantes) es un término que la prensa norteamericana usa con frecuencia para explicar lo que representan ambos personajes para grupos conspiracionistas y de extrema derecha en Estados Unidos y Europa.

Si le dijeran que detrás de los proyectos filantrópicos de los magnates Bill Gates y George Soros hay un plan para dominar el mundo con microchips, vacunas contra la covid-19 y oleadas de refugiados, ¿lo creería?

Si en su Facebook apareciera una publicación que asegura que el segundo hombre más rico del planeta financia un plan para esterilizar a las mujeres en Costa Rica, ¿le parecería posible?

Tales afirmaciones pueden sonar inverosímiles, pero cibernautas de todo el mundo están convencidos de que el cofundador de Microsoft y el hombre que amasó su fortuna por medio de la especulación con divisas están detrás de todo tipo de fenómenos, desde la pandemia del nuevo coronavirus hasta las protestas contra la violencia racial.

A ambos, por ejemplo, se les atribuye un supuesto plan para implantar chips en la nariz a las personas que se sometan a la prueba de covid-19, una falsedad que fue desmentida en junio por el medio estadounidense Poynter.

Boogeyman (el ‘coco', para los hispanohablantes) es un término que la prensa estadounidense usa con frecuencia para explicar lo que representan ambos personajes para grupos conspiracionistas y de extrema derecha en Estados Unidos y Europa.

Pero en el 2020, las teorías de la conspiración sobre Gates y Soros se extienden a otras latitudes, incluso a Costa Rica, impulsadas por portales en redes sociales que suelen crear y reproducir noticias falsas.

¿Por qué ellos?

Para Tatiana Benavides, politóloga costarricense radicada en Estados Unidos desde hace 12 años, la crisis mundial del coronavirus, la polarización y las redes sociales constituyeron el cóctel ideal para la desinformación.

Las personas sienten temor y siguen sus instintos, buscan explicaciones y figuras a quienes culpar. Ahí es donde los multimillonarios Soros y Gates se convierten en el blanco ideal.

“La gente está sedienta de una explicación, porque eso me va a reducir la ansiedad y el temor en cierta forma. Entonces yo digo ‘ah, lo que está pasando es que hay un plan de Bill Gates y de esta élite que lo que quieren es transmitir este virus y controlarnos a través de las vacunas’”, apuntó Benavides.

La difusión de las teorías de la conspiración contra Gates y Soros se intensificó al tiempo que las fundaciones de ambos anunciaron donaciones multimillonarias para combatir la pandemia de covid-19.

Soros destinó $130 millones, principalmente para dar ayudas a familias migrantes o de bajos ingresos, pero también para combatir las violaciones de las libertades políticas por parte de los gobiernos.

En tanto, Gates prometió invertir $250 millones para acelerar la búsqueda de una vacuna contra el mal que produce el SARS-CoV-2.

Gates sabía de la covid-19

De acuerdo con el New York Times, la compañía de análisis de medios Zignal Labs encontró que las falsedades referentes al cofundador de Microsoft fueron el principal tema de desinformación sobre la covid-19 en los primeros meses del año, en los Estados Unidos.

“Incluye más de 16.000 posts en Facebook este año sobre el señor Gates y el virus, que recibieron comentarios y ‘me gusta’ casi 900.000 veces. En YouTube, los 10 videos que difunden mentiras sobre Gates más populares, publicados en marzo y abril, fueron vistos casi cinco millones de veces”, reportó el Times.

A mediados de mayo, la cadena de noticias proTrump, One America News (OAN), publicó un segmento en el que afirmó, sin pruebas, que Gates, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y China controlan la patente del remdesvir, el fármaco aprobado días antes por Estados Unidos para tratar a los enfermos de covid-19.

En marzo, el medio español de verificación de noticias falsas Maldita.es desmintió una cadena de WhatsApp que circuló en ese país, según la cual Gates financió el registro de la patente del nuevo coronavirus a nombre del instituto inglés Pirbright, el cual aclaró que no realiza ninguna investigación con coronavirus humanos.

Dicha publicación, así como varias similares desmentidas en enero por la Agencia Francesa de Prensa (AFP) y en abril por el proyecto argentino Chequeado, vincularon la aparición del SARS-CoV-2 con un ejercicio de simulación de una pandemia realizado en octubre del 2019, con financiamiento de la Fundación Gates.

En el Evento 201, autoridades políticas, de salud y empresariales de todo el mundo simularon cómo reaccionaría el planeta ante una pandemia de un coronavirus ficticio.

Sin embargo, múltiples teorías conspiracionistas afirmaron que, durante el simulacro, se creó el SARS-CoV-2, o que ahí se predijo el virus que se detectó por primera vez en China un par de meses después.

Dichas afirmaciones fueron desmentidas desde enero por el Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad John Hopkins, el cual aclaró que no hizo una predicción, sino una simulación con un virus ficticio, imaginado con síntomas comunes en distintas cepas de coronavirus.

Pese a eso, la mentira siguió circulando y se repitió incluso en Costa Rica, en una transmisión que realizó la página de Facebook “Los Ignorantes” con la médica argentina antivacunas Chinda Brandolino , en el que el cantante y productor Luis Alonso Naranjo afirmó que el Evento 201 fue “muy alineadamente sospechoso”.

Otras teorías de la conspiración que circulan recientemente sobre Gates buscan desacreditar los proyectos que financia su fundación para el desarrollo y suministro de vacunas contra la poliomelitis y múltiples enfermedades diarreicas.

Por ejemplo, en junio, Chequeado desmintió una publicación de un portal llamado El Contramedio, el cual describió un inexistente juicio por la supuesta enfermedad que causó una vacuna de la Fundación Gates en 1.200 niñas de India, de lo cual no hay ninguna evidencia.

¿Qué dice Gates sobre los ataques? El millonario afirma que las teorías son tan bizarras que le cuesta reaccionar a ellas.

“Es casi difícil desmentir estas cosas, porque son tan estúpidas o extrañas”, afirmó el filántropo durante una llamada con periodistas, en junio, según reportó Business Insider.

Soros quiere destruir Estados Unidos

El hombre que ocupa la posición 162 en la lista “Billonarios 2020″, de la revista Forbes, nació en Hungría, en 1930, en una familia judía que sobrevivió la ocupación nazi y el Holocausto al ocultar su identidad.

Siendo adolescente, Soros emigró a Londres y estudió economía. Luego se fue a Estados Unidos, donde construyó su fortuna por medio de la especulación con divisas y las inversiones.

El trabajo filantrópico lo inició en 1979, al otorgar becas a estudiantes negros sudafricanos durante el Apartheid.

Desde entonces, su Open Society Foundation se estableció en 120 países y financia proyectos relacionados con derechos de los votantes, justicia racial, derechos de la población LGBTI, salud mental, migración y combate a regímenes autoritarios.

De acuerdo con Benavides, las primeras teorías de la conspiración contra Soros surgieron en la década de los 90 y se intensificaron en 2003, después de que condenara la guerra en Irak y de que comenzara a financiar al Partido Demócrata.

“Me parece que tiene que ver un poco con esta gente que tal vez sienten que se han quedado atrás, que los procesos de globalización han venido a cambiar el status quo o los valores que ellos tenían; entonces, empieza toda esta idea subyacente de estas personas con valores liberales”, dijo la analista.

Una de las afirmaciones falsas más persistentes sobre el inversionista es que fue nazi y que colaboró con la policía de Adolf Hilter, rumores que un portavoz de Soros calificó, en 2018, como insultantes para la familia del magnate y los sobrevivientes del Holocausto.

Ese mismo año, un hombre que frecuentemente publicaba teorías de la conspiración sobre George Soros atacó una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania, y mató a 11 fieles judíos que participaban de una ceremonia.

Desde hace un par de años y hasta el momento, grupos conspiracionistas y políticos del partido Republicano también le atribuyen a Soros un supuesto plan para destruir Estados Unidos.

El medio de verificación de afirmaciones políticas PolitiFact informó, a inicios de junio, sobre cómo la comentarista conservadora Candace Owens dijo en Twitter que Soros y su fundación orquestaron y financiaron los movimientos de protesta contra el asesinato de George Floyd, en la ciudad de Minneapolis.

La Open Society Foundation desmintió a Owens en la misma plataforma.

“El señor Soros y la fundación se oponen a todo tipo de violencia y no le paga a la gente para protestar. Lamentamos los esfuerzos, basados afirmaciones sin fundamento, para distraer de la crisis de brutalidad policial en Minneapolis y en tantas otras partes del país”, respondió la Fundación.

En Argentina, Chequeado desmintió, también en junio, un video en el que el presentador del Noticiero de A24 reportó que, en el 2014, Soros anunció planes para destruir Estados Unidos manipulando a los afrodescendientes y “financiando grupos de odio negro”, pese a que no existen pruebas de la existencia de esa supuesta declaración.

La desinformación sobre las protestas en Norteamérica también se reprodujo en Costa Rica. La página de Facebook Patricio Aclara publicó un supuesto anuncio en el que la Fundación de Soros ofrece pagos a “anarquistas profesionales”. La publicación fue marcada como información falsa en Facebook y también fue desmentida por Maldita.es.

Gates tiene un plan para despoblar el planeta

Bill y Melinda Gates están convencidos de que el ritmo de crecimiento de la población mundial, que ya suma 7 billones de personas, es insostenible. La fundación de la pareja promueve desacelerar dicha tendencia mediante una reducción de la mortalidad infantil.

Según dicen, salvar las vidas de los menores también propiciaría que los adultos decidan darle una mejor calidad de vida a menos hijos. Así, sostienen, las sociedades producirían un bono demográfico: una generación amplia de adultos productivos que podría generar desarrollo económico para menos personas dependientes.

Al menos, ese es el plan del que los Gates han hablado públicamente desde hace al menos ocho años.

Sin embargo, grupos conspiracionistas afirman que la verdadera intención del matrimonio es despoblar el planeta a través de vacunas que causarían esterilización y muertes masivas.

A finales de abril, por ejemplo, PolitiFact desmintió una fotografía alterada del cuartel general de la Fundación de Bill y Melinda Gates, ubicado en la ciudad estadounidense de Seattle.

La fachada del edificio se le agregó, digitalmente, un rótulo que lo identificó falsamente como Centro para la Reducción de la Población Mundial.

Y a inicios de julio, el portal Patricio Villeda publicó que la Fundación de los Gates financia al Centro Centroamericano de Población (CCP) de la Universidad de Costa Rica (UCR) para que experimente en humanos la esterilización femenina.

Arriba: Nota falsa titulada 'Bill Gates explica plan del 2018 para despoblar el planeta. En el medio; imagen manipulada en la que se agregó el rótulo Centro para la Reducción de la Población Mundial a la fachada del edificio de la Fundación de Bill y Melinda Gates. Abajo: publicación del portal Patricio Villeda sobre supuesto plan de los Gates para esterilizar a mujeres en Costa Rica. watermark-flex watermark-mobile
Arriba: Nota falsa titulada 'Bill Gates explica plan del 2018 para despoblar el planeta. En el medio; imagen manipulada en la que se agregó el rótulo Centro para la Reducción de la Población Mundial a la fachada del edificio de la Fundación de Bill y Melinda Gates. Abajo: publicación del portal Patricio Villeda sobre supuesto plan de los Gates para esterilizar a mujeres en Costa Rica.

“Comparta esto con Raymundo.... Bill Gates nos está robando el país, nuestros niños, el futuro y la paz, con la venia del PAC y en su propia cara”, dice el mensaje que en Facebook acumuló 917 reacciones, 399 comentarios y fue compartida 1.425 veces.

Se trata de una mentira.

Gilbert Brenes, director del CCP, dijo a La Nación que en el 2000 la UCR recibió una donación de la fundación Gates que se utilizó para financiar la construcción del Centro y la contratación del personal administrativo. Precisó que han pasado al menos 15 años desde que se recibió el último depósito de dicho aporte.

El académico enfatizó, además, en que la investigación que hace el CCP es histórica y procura entender los cambios demográficos en Costa Rica, sin promover una agenda de reducción de la población ni de esterilización.

Según Brenes, en todo caso, es imposible implementar el plan de los Gates en Costa Rica.

“Estas teorías de la conspiración surgieron mucho en continentes como África y ciertas partes de Asia, más atrasadas en la transición demográfica. Pero ya en la mayoría de países de América Latina es biológica y socialmente imposible porque en promedio, los ticos y las ticas ya no quieren tener tantos hijos”, explicó el funcionario.

George Soros quiere abrir las fronteras del mundo

Un artículo publicado el año pasado por la BBC, titulado ¿Por qué el billonario George Soros es ‘el coco’ para la derecha dura?, relata cómo en el 2018, Fox News repitió una y otra vez que Soros financiaba la caravana de migrantes hondureños que se dirigía hacia Estados Unidos, así como que buscaba abrir las fronteras y promover una inmigración irrestricta.

Los medios de comunicación que indagaron dichas declaraciones, como el New York Times, no encontraron evidencia de que Soros financiara la caravana.

Dicho relato copió el discurso antimigrantes con el que Víktor Orbán, primer ministro de Hungría (el país natal de Soros), ganó su tercer mandato meses antes. Las vallas publicitarias de la campaña de Orbán advertían a los húngaros sobre no dejar que Soros “riera de último”.

Leonard Benardo, vicepresidente de la Open Society Foundation, calificó las afirmaciones de mentiras.

“Es un argumento falso. Ni George Soros ni la Fundación proponen abrir las fronteras”.

La aclaración no detuvo que la falsedad siguiera circulando, incluso en Costa Rica.

Hace un año, la página Los Ignorantes invitó al periodista español Javier de Villamor a hablar sobre “la influencia de George Soros en el mundo”. Durante el programa, el entrevistado afirmó que “la élite” de la cual el billonario forma parte planea desaparecer a los “blancos nativos” europeos y reemplazarlos por migrantes.

“No es una conspiración de locos, es un plan que se está cumpliendo”, aseguró Villamor.

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.