Política

Precandidatos del PLN chocan por tren eléctrico, impuestos verdes y explotación de recursos naturales

El tema ambiental fue uno de los principales en el debate de ‘Teletica’

Los precandidatos del Partido Liberación Nacional (PLN) expusieron diferencias, en el debate de Teletica, en temas relacionados con el ambiente, como el tren eléctrico, la explotación de recursos naturales y los impuestos verdes.

Primero, el aspirante Carlos Ricardo Benavides le reclamó al expresidente José María Figueres su “negatividad” con la idea de un tren eléctrico para el área metropolitana, el cual, eventualmente, se expandiría a regiones como Puntarenas y Limón. Además, le reprochó haber cerrado el ferrocarril durante su administración presidencial (1994-1998).

Figueres le respondió: “Hace 20 y pico de años, cuando tomamos esa decisión, la tomamos porque el ferrocarril, en aquel entonces, nos costaba ¢6 millones de colones por día en subsidios y lo utilizaba menos del 3% de los costarricenses”, respondió el exmandatario.

Agregó que el país necesita un sistema nacional integrado de transporte, que incluya vehículos eléctricos, vehículos con hidrógeno y “un ferrocarril eléctrico, por supuesto”.

“Lo que cuestiono es si este es el momento más apropiado para gastar $1.500 millones en un ferrocarril que solo transportará 200.000 personas, o si nos esperamos a salir de la crisis”, enfatizó el expresidente.

Por su parte, el precandidato Roberto Thompson le consultó a Benavides su posición con respecto a la exploración y explotación de petróleo y gas natural en el país.

Benavides dijo estar en contra de la exploración petróleo, no así de la de gas natural.

“Creo que, a pesar de la terrible dependencia que tenemos de los combustibles fósiles, es decir, de los derivados del petróleo, me parece que son combustibles que vienen en decadencia; tenemos que tratar de ir a una matriz absolutamente limpia”, aseguró Benavides.

Afirmó que el objetivo del país debe ser electrificar todas las fuentes de energía y también explorar el gas natural. “Es la fuente que se está aplicando en el mundo más moderno; el ICE (Instituto Costarricense de Electricidad) puede”, dijo.

Otra de las confrontaciones relacionadas con el ambiente la protagonizaron Benavides y Figueres cuando el primero preguntó al segundo sobre su propuesta de crear impuestos verdes.

“La última vez que usted creó un impuesto verde fue el impuesto a los combustibles que hoy pagamos. Yo quisiera saber cuál es el monto que usted pretende recaudar con esos impuestos verdes y cuáles son esos impuestos verdes”, preguntó el diputado.

Figueres dijo que la tendencia global actual es quitarles tributos al trabajo y a la producción y gravar el desperdicio y las emisiones de carbono. El expresidente recalcó que Costa Rica tiene “una gran oportunidad” en ese aspecto, como han hecho los países nórdicos.

“Usted hace más competitiva la industria y envía señales importantes de evitar desperdicio y contaminación. El impuesto que pusimos en aquel entonces (el de combustibles) es lo que se utiliza hoy, a nivel de gobierno y de municipalidades, para darnos la red vial que tenemos en Costa Rica”, expresó Figueres.

Más avanzado el debate, el expresidente increpó al aspirante Rolando Araya sobre su idea de sacar provecho a los recursos naturales.

Figueres dijo: “Lo he escuchado decir, en varias oportunidades, que en el subsuelo costarricense tenemos todo lo que se necesita. Usted lo dice como (si se tratara de una) riqueza babilónica para financiar el desarrollo del país. Le agradecería que nos explicara cómo es que ha llegado a esos números que comparte”.

Araya contestó: “Es información que ha salido del Colegio de Geólogos. Le pedí información a Roberto Dobles. Tenemos oro en Atenas, Abangares y Talamanca. Hay más de $40.000 millones. Me dicen que en la región de Crucitas, en 300 kilómetros cuadrados, hay afloramientos de los más grandes del mundo, hay una enorme riqueza. Hay entre $300.000 y $400.000 millones en petróleo; y cobre en la zona sur”.

Figueres le replicó: “El petróleo es la economía de ayer. Cuando usted habla de esos yacimientos, no toma en consideración lo que significa para este país el ecoturismo. En vez de petróleo, pensemos en hidrógeno verde, que podríamos producir para sustituir gasolina y diésel. Podemos avanzar a flota vehicular eléctrica”.

Debate sobre el cáñamo

Una buena parte de la discusión entre los precandidatos se centró en el proyecto de ley (21.388), cuyo objetivo es desarrollar una industria de cáñamo y cannabis con fines medicinales en Costa Rica.

En forma irónica, el precandidato Claudio Alpízar tildó a sus contrincantes, principalmente a Thompson, de “tener sueños de cáñamo”.

“Están obsesionados con el cáñamo. Algunos sueños deben de tener con el bendito cáñamo... El cáñamo los vuelve locos”, aseguró Alpízar.

El diputado y exalcalde de Alajuela le respondió que “estaba entendiendo todo mal” y que, al hablar de cáñamo, no se descarta el esfuerzo que hacen los agricultores en otras áreas.

“El país necesita soñar en nuevas formas de producir y en nuevas oportunidades que generen dinamismo y empleo. Ya se lo dije, investigue un poco. Un mercado de $14.000 millones. Lea un poco”, le reclamó Thompson a Alpízar.

Figueres, por su parte, dijo que hay suficiente evidencia científica que demuestra que el cáñamo es beneficioso para las personas.

En tanto, Araya le aclaró a Alpízar que ese producto, aunque es “primo hermano de la marihuana”, no tiene los mismos efectos.

“Para que le haga a uno algo eso (algún efecto), tiene que fumarse una hectárea”, bromeó Araya.

Silvia Artavia

Periodista en la sección de Política. Licenciada en Periodismo Social de la Universidad Internacional de las Américas (UIA).