Política

Lineth Saborío rechaza crédito del tren eléctrico

Lineth Saborío, candidata del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), se comprometió a construir un tren eléctrico metropolitano de llegar a la Presidencia, pero advirtió de que rechaza el financiamiento de $550 millones que se tramita en la Asamblea Legislativa, el cual fue concedido por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Fondo Verde del Clima de Naciones Unidas.

La socialcristiana sostiene que impulsaría un sistema de transporte público diferente al planteado por el Gobierno de Carlos Alvarado, así como un financiamiento distinto al conseguido por esta administración para cubrir el aporte estatal del proyecto.

“El proyecto lo financiaremos con los fondos autorizados por el BCIE, a través de un nuevo expediente. En ese sentido hemos sostenido conversaciones con la fracción legislativa”, aseguró la aspirante.

El plan de financiamiento actual incluye $250 millones del Fondo Verde a una tasa de interés del 0%, con diez años de gracia y un plazo de 40 años para pagar, debido a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono que generaría el sistema de transporte público.

Adicionalmente, el Fondo Verde aprobó una donación de $21,3 millones para mejorar ciclovías y espacios públicos alrededor del sistema ferroviario, aporte que está atado al préstamo.

La segunda parte del financiamiento incluye $300 millones del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) con un interés del 3,8% anual y 20 años de plazo para pagar, luego de cinco años de gracia.

¿Qué propone cambiar Lineth Saborío? El PUSC alega que no se puede financiar un proyecto distinto al de Carlos Alvarado con el préstamo actual.

“Antes de aprobar el préstamo, hay que definir un diseño de tren eficiente y al menor costo para los usuarios y para los contribuyentes, que se apegue a la realidad económica del país. Mientras el Gobierno no garantice lo anterior, no es conveniente aprobar el préstamo”, afirmó Saborío.

“Aspiramos a un tren moderno, eléctrico, confortable, que reduzca los tiempos de traslados. Aprovecharemos los estudios y los ajustaremos a las necesidades de los usuarios, pero buscando un costo acorde con la realidad económica del país”, continuó.

El BCIE ha dicho que, si el anteproyecto de tren eléctrico sufre cambios sustanciales, la nueva propuesta debería ser aprobada por el organismo. Semanas atrás, el banco regional dijo sobre la posibilidad de que el próximo gobierno plantee cambios sustanciales al plan ferroviario: “No conocemos a qué cambios se refieren, tendríamos que analizar los mismos ya que, efectivamente, la operación está aprobada con la base de los estudios técnicos realizados para tal fin, con su respaldo y fundamento técnico. Cualquier propuesta diferente tendría que llevar el mismo proceso técnico”.

Por su parte, el Incofer sostiene que el próximo gobierno podría modificar algunos de los aspectos más criticados de los estudios de factibilidad, como el ancho de la vía férrea, la frecuencia de los viajes, el tipo de trenes o los pasos a desnivel.

La Unidad insiste en que el préstamo actual está atado al proyecto planteado por la administración Alvarado, a diferencia de lo que opinan el Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), el departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa y el Partido Liberación Nacional (PLN).

A excepción de los diputados María Vita Monge y Óscar Cascante, quienes anunciaron su apoyo al empréstito para el tren eléctrico, los otros seis congresistas de la fracción socialcristiana sostienen que votarán en contra.

“El empréstito actual está ligado directamente al proyecto del Gobierno, por lo que votaremos en contra”, afirmó Pablo Heriberto Abarca, jefe de la fracción parlamentaria del PUSC. Abarca confirmó que han sostenido conversaciones con la candidata presidencial al respecto.

En contraposición, un informe de Servicios Técnicos dice que “el empréstito está ligado a un destino en el sentido de que son recursos que deben destinarse a una finalidad concreta (la construcción de un tren sostenible), pero no está a atado a un proyecto, pues eso está apenas por definirse”.

Asimismo, la subcomisión dictaminadora detalló que “el préstamo no está atado a ningún proyecto en específico, pues lo que existe, hasta el momento, son apenas estudios de factibilidad previos en la etapa de preinversión”.

“La definición del proyecto —entiéndase el diseño— todavía está pendiente y, para eso, debe promoverse a futuro una licitación pública para escoger un concesionario que realice un diseño definitivo, la construcción y operación del tren”, señaló el informe de la subcomisión.

El documento fue elaborado por la diputada socialcristiana María Vita Monge, así como los congresistas Paola Valladares, del PLN, y Luis Ramón Carranza, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

Distinto a Lineth Saborío, el candidato presidencial liberacionista, José María Figueres, pidió a los diputados aprobar el préstamo para construir el tren eléctrico, debido a que no está atado a ningún proyecto específico.

Juan Diego Córdoba González

Juan Diego Córdoba González

Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Estudiante de la Maestría en Comunicación y Mercadeo. Periodista de la mesa de Sociedad y Servicios de La Nación.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.