Política

Eliécer Feinzaig propone financiar a estudiantes que prefieran colegios privados

Eliécer Feinzaig, candidato del Partido Liberal Progresista (PLP), propone desarrollar un plan piloto en el que el Estado les suministre a estudiantes un voucher educativo para que puedan estudiar en escuelas y colegios privados de su elección.

Al respecto, Feinzaig explicó que la intención es analizar el impacto de la medida para definir, más adelante, si la política puede extenderse a todo el país. El político propone que los estudiantes sean libres de elegir en dónde estudiar, si no están satisfechos con el centro educativo al que deberían estar adscritos.

“Implementaremos un plan piloto de vouchers educativos en un cantón de la GAM (Gran Área Metropolitana) y un cantón de la zona rural. El voucher habilitará a los estudiantes a poder matricularse en centros educativos privados”, indica el plan de gobierno del PLP.

El bono se financiaría con parte del 8% del producto interno bruto (PIB) que el Estado destina a la educación según la Constitución Política.

José Aguilar, candidato a la vicepresidencia del Liberal Progresista, detalló que el subsidio facilitaría al estudiante no solo la matrícula, sino también el transporte, la alimentación y los rubros educativos asociados.

Sin embargo, la agrupación no ha definido el monto o porcentaje de cobertura por estudiante. El plan tampoco expone los criterios de selección de los estudiantes que podrían acceder a este sistema, como grado escolar, nivel socioeconómico o calificaciones académicas.

Aguilar agregó que, junto al voucher, el recibiría un “acompañamiento para su debida incorporación en el nuevo centro educativo, su proceso de adaptación y su estabilización en el nuevo contexto”.

“Dada la diferencia de calidad entre el sistema público y el privado, el modelo supone en su fase inicial apoyo académico extra para nivelar al estudiante de acuerdo al curso lectivo al cual ingresaría”, amplió el aspirante la vicepresidencia.

Otra de las propuestas en educación es la posibilidad de estudiar en casa para las familias que “por motivos laborales, de idioma, seguridad, deportivos, religiosos o de diversa índole, prefieren mantener la educación impartida en el hogar”.

Esta propuesta estaría acompañada de las plataformas digitales y evaluaciones para que los estudiantes cumplan con los requisitos académicos obligatorios.

Feinzaig también pretende modificar el mecanismo de contratación de docentes, de manera que este recaiga en los directores de los mismos centros educativos sobre una base de profesionales elegibles que haya superado los requisitos de la Dirección de Registro Civil.

Tras las huelgas y el efecto de la pandemia, el candidato también presentó un plan para atender la “emergencia educativa” y que los estudiantes puedan nivelar sus conocimientos con la ayuda de la empresa privada y de las universidades.

El candidato pretende introducir ajustes en el esquema de pensiones y seguridad social con propuestas como la cotización individual y la reducción de cargas sociales.

En el caso de las pensiones, su plan de gobierno incorpora las cuentas individuales, para que cada persona reciba en el futuro una pensión sobre el monto que cotizó. Los cotizantes nuevos ingresarían a esta nueva modalidad, según el candidato.

Para que esta propuesta sea viable, Feinzaig dijo que el Estado deberá financiar las futuras pensiones de quienes hoy cotizan para el régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), pues este ya no dispondría de las cotizaciones de los nuevos trabajadores.

“Proponemos transitar hacia un régimen de capitalización individual, manteniendo la obligatoriedad de la cotización obrero-patronal que actualmente se hace al régimen del IVM, pero dentro de un sistema de cuentas individuales administradas por las actuales y futuras operadoras de pensiones complementarias”, señala el plan de gobierno.

En este caso, los cotizantes podrán elegir al operador de pensiones, tal como ocurre con las pensiones complementarias.

También, el Estado deberá encargarse de las pensiones del régimen no contributivo y de subsidiar a los cotizantes que no alcanzaron una pensión “digna”.

En el documento de 200 páginas el candidato reafirma políticas que había adelantado hace semanas, como la eliminación de impuestos que recaudan poco y son complejos de cobrar, así como la apertura del mercado de los combustibles y eléctrico.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.