Data

Alcaldesa de San José se ausentó una semana al mes, manteniendo salario de ¢5,6 millones, para estudiar maestría

Paula Vargas Ramírez recibió un permiso con goce de salario, el cual no fue extendido por el Concejo Municipal capitalino

Desde agosto del 2021 y al menos hasta marzo del 2022, la alcaldesa a. i. de San José, Paula Vargas Ramírez, se ausentó de sus labores una semana al mes en el ayuntamiento capitalino, conservando su salario de ¢5,6 millones mensuales, para cursar una maestría.

El permiso para cursar la maestría con goce de salario lo firmó el alcalde Johnny Araya Monge, en abril del 2021, meses antes de ser suspendido de su puesto por la investigación judicial en su contra en el caso Diamante.

En el momento en que Araya le extendió el permiso, Paula Vargas Ramírez fungía como vicealcaldesa y tenía un puesto con un horario laboral que cumplir.

Ella sumó al menos ocho semanas de ausencia, equivalentes a un cuarto de su jornada, para estudiar ese posgrado en el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae).

El programa de esta institución académica exige que una semana de cada mes, durante ocho meses, los alumnos se dediquen por completo a sus estudios.

No obstante, durante las semanas en que la Vargas disponía del permiso, su agenda oficial —en poder de este diario— registraba actividades propias de su cargo, como reuniones, visitas y actos protocolarios.

Al consultarle cómo concilió sus responsabilidades de jerarca y el estudio, su despacho respondió que la jerarca “no desatendió ninguna actividad de la agenda institucional” y que, como la modalidad de estudios de la maestría fue virtual, ella pudo “cumplir a cabalidad y de manera simultánea” con ambos compromisos.

La alcaldesa declinó múltiples solicitudes de entrevista que le planteó este medio, y solo accedió a atender consultas vía correo electrónico.

Al cierre de este artículo, la Municipalidad no había especificado cuáles fueron los días que la alcaldesa dedicó a la maestría; solo reconoció que recibió lecciones una semana de cada mes, de 8 a. m. a 4 p. m.

Un vicealcalde, según el Código Municipal, es un funcionario a tiempo completo y debe “realizar las funciones administrativas y operativas” que el alcalde le asigne, a quien también deben sustituir en caso de ausencia.

En un principio, el permiso otorgado por Johnny Araya a Paula Vargas no fue suministrado a este diario, a pesar de que, desde diciembre del 2021, se le pidió a la oficina de prensa de la Municipalidad una copia de todos los permisos, con y sin goce de salario, recibidos por Vargas Ramírez a lo largo del 2021.

En esa oportunidad, el ayuntamiento indicó que se le habían otorgado tres licencias y ninguna de ellas fue para cursar la maestría en Incae. Una fue extendida para una certificación de liderazgo en Orlando, Florida, y otra para un curso, también de liderazgo, en la isla hawaiana de Maui. La tercera fue para asistir a la conferencia Faith & Freedom Coalition.

Los registros de la Dirección de Talento Humano de la Municipalidad, solicitados por el regidor Diego Miranda Méndez, revelan que, durante los meses que duró la maestría, el único permiso que la funcionaria gestionó ante el Concejo Municipal fue para asistir a un retiro de gobiernos locales en Barcelona, España, del 22 de febrero al 2 de marzo.

Además, solo disfrutó de 2,5 días de vacaciones, del 9 al 11 de marzo.

Su compromiso académico tampoco aparece en su agenda oficial del año pasado. En ningún mes hay semanas reservadas para los estudios de la funcionaria. Por el contrario, en todos los días hábiles hay reuniones, visitas y actos protocolarios agendados.

Del 11 al 15 de octubre del 2021, aparece señalado un “permiso de estudio”. No obstante, cuando se consultó por dicha licencia, la Municipalidad indicó que esas fueron fechas tentativas para el viaje a Hawái, que finalmente ocurrió dos semanas después, pero la secretaria olvidó borrar la reserva inicial.

La oficina de prensa de la Municipalidad de San José solo confirmó que Vargas Ramírez empezó a cursar el Executive Master in Management (Maestría Ejecutiva en Gerencia), del Incae, en agosto del 2021 y que ella pagó ese posgrado con recursos propios, el cual, de acuerdo con el sitio web del Instituto, cuesta aproximadamente ¢15,4 millones.

Fue hasta el pasado 5 de mayo anterior, cuando La Nación preguntó específicamente por los estudios de la alcaldesa, que la Municipalidad de San José indicó que Vargas recibió autorización para cursar la maestría de Incae en horas laborales. El documento suministrado por la institución tiene fecha del 28 de abril del 2021, y aparece firmado por Johnny Araya.

El ayuntamiento no precisó si el permiso se brindó con o sin goce de salario; no obstante, el Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere), de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), reportó que la alcaldesa devengó salarios idénticos de ¢5,6 millones durante el 2021, y de ¢5,7 millones a partir de enero del 2022; es decir, no se aplicaron deducciones.

“En atención al oficio VICI-37-2021, este despacho le autoriza permiso de estudio para que curse la Maestría Ejecutiva en Administración de Negocios, en el INCAE BUSINESS SCHOLL (sic.), el cual dará inicio el 21 de setiembre del año en curso hasta junio del 2022. Además, se le concede visto bueno para que una semana al mes participe en el curso en línea con un horario de 8 a. m. a 4 p. m.”, dice el oficio emitido por el alcalde suspendido.

Vía telefónica, Johnny Araya confirmó que él le otorgó la autorización, aunque dijo que no recordaba con precisión la fecha ni los detalles de la gestión.

“Yo nunca he solicitado ese permiso y el problema es qu,e al no estar ahí, no sé si cuando ella lo solicitó se le pidió algún criterio a Recursos Humanos; eso solo se puede saber con la gente que está en la Municipalidad y yo en este momento no estoy”, afirmó Araya.

Al consultarle cómo concilió los compromisos de su cargo y el estudio, el despacho de Vargas respondió: “La señora alcaldesa ahora en su cargo y anteriormente en su condición de vicealcaldesa no ha desatendido ninguna actividad de la agenda institucional. Ha cumplido a cabalidad y de manera simultánea con sus responsabilidades laborales y académicas debido a que la modalidad de estudio fue virtual, y en el marco de lo que establece la normativa laboral para estos cargos y acorde a la licencia de estudio otorgada”.

Sobre el trámite del permiso para estudiar, la Municipalidad respondió: “Paula Vargas cumplió a cabalidad con lo establecido tanto en el ordenamiento jurídico como en la normativa institucional para cursar los estudios señalados”. La alcaldesa no especificó en cuál normativa se basó para gestionar su permiso de estudio.

El Reglamento de Capacitaciones y Becas para Funcionarios de la Municipalidad de San José, vigente desde setiembre del 2020, establece que los funcionarios cubiertos por el régimen de Carrera Administrativa deben gestionar sus licencias de estudio ante la Dirección de Recursos Humanos y la jefatura inmediata; mientras que “las capacitaciones, invitaciones o estudios que vinculen al Alcalde o regidores del Concejo Municipal”, deben ser valoradas y aprobadas o rechazadas por el Concejo.

El Reglamento de Carrera Administrativa de la Municipalidad de San José especifica que dicho régimen no aplica al personal electo popularmente, como es el caso de las vicealcaldías.

La ley no especifica quién tiene autoridad para aprobar las licencias de estos altos funcionarios. No obstante, en el dictamen C-233 del año 2017, la Procuraduría General de la República indicó que, en el caso de los alcaldes, el permiso lo debe otorgar el Concejo Municipal.

“El Código Municipal en este caso otorga expresamente al Concejo Municipal la atribución y la competencia para conceder al alcalde permisos con o sin goce de salario, según sea el caso”, dice dicho pronunciamiento.

En los documentos suministrados por la Municipalidad, no consta que Vargas haya pedido permiso del Concejo Municipal para conservar su licencia, una vez que asumió las funciones de alcaldesa.

Diego Miranda, regidor del cantón capitalino, confirmó que a dicho órgano no llegó ninguna solicitud de licencia para estudiar de parte de la alcaldesa, aunque en su criterio, ella sí debió tramitarlo en el momento en que se convirtió en la máxima jerarca de la municipalidad.

“Para los cargos de elección popular lo que se establece es que invitaciones, capacitaciones o estudios deben ser directamente aprobadas por el Concejo Municipal, tal como sucede con los viajes que ha efectuado la actual alcaldesa, por ejemplo, el último se realizó el 14 de febrero de este año”, declaró Miranda.

Sofía Chinchilla Cerdas

Sofía Chinchilla Cerdas

Periodista en la sección de Política. Graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo, en la Universidad de Costa Rica.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.