Conflictos

EE. UU. espera completar evacuación afgana a tiempo, mientras talibanes los culpan de caos en aeropuerto

El presidente estadounidense, Joe Biden, insiste en terminar el próximo 31 de agosto la evacuación de funcionarios estadounidenses, ciudadanos afganos y otras personas

Washington y Kabul. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró este domingo que aún espera completar la dramática evacuación de miles de personas de Afganistán para el próximo 31 de agosto, mientras los talibanes responsabilizaron a Washington del caos en el aeropuerto de Kabul.

Una semana después de que los insurgentes islamistas retomaran el poder, millares de afganos aterrorizados intentan huir del país, pese a la promesa de los talibanes de una versión moderada de su brutal gobierno de 1996 al 2001.

Las enormes multitudes aglomeradas en el aeropuerto o que intentan llegar a la terminal protagonizaron escenas de caos que pusieron en duda la capacidad de Estados Unidos y sus aliados de completar la evacuación para el último día del mes en curso.

“La esperanza es que no tengamos que extender” ese plazo, declaró Biden en la Casa Blanca.

“Veremos qué podemos hacer”, reiteró, al ser consultado sobre los llamados de gobernantes extranjeros pidiendo más tiempo.

“Falta mucho y mucho puede salir mal”, agregó, citando la amenaza de ataques del grupo Estado Islámico (EI).

“No hay forma de evacuar a tanta gente sin dolor y pérdida y las imágenes desgarradores que han visto”, admitió Biden.

Desde su entrada en Kabul el domingo anterior, los talibanes han dejado el aeropuerto en manos de Estados Unidos, al que ahora acusaron de haber “fracasado en imponer el orden en el aeropuerto”.

En medio del caos, siete personas murieron entre la multitud, indicó este domingo el Ministerio de Defensa británico, sin detallar si fue un solo incidente o varios, ni cuándo tuvo lugar.

La cadena británica Sky News había difundido imágenes de tres cuerpos cubiertos con lona blanca fuera del aeropuerto.

Antes se habían viralizado las imágenes de un bebé entregado a un soldado sobre un muro en el aeropuerto y las escenas de horror de personas colgadas de aviones en pleno despegue.

Un periodista que fue evacuado este domingo junto a un grupo de trabajadores de medios y académicos explicó a la AFP cómo las multitudes desesperadas rodearon su autobús cuando entraba a esa zona.

“Nos enseñaban sus pasaportes y nos gritaban: ‘¡Llevadnos con vosotros, por favor!’”, explicó este periodista.

“Un combatiente talibán en un camión disparó al aire para dispersarlos”, añadió.

Actualmente hay hasta 15.000 estadounidenses y entre 50.000 y 60.000 afganos que necesitan ser evacuados, según el gobierno de Biden.

Desde el 14 de agosto, unas 28.00 personas fueron evacuadas de Afganistán a bordo de aviones militares estadounidenses y de países aliados, según la Casa Blanca.

“Ellos quieren evacuar a 60.000 personas de aquí a fin de mes. Es matemáticamente imposible”, advirtió a la AFP el jefe de política exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell.

El Pentágono informó de que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, activó la Flota Aérea de Reserva Civil (CRAF, en inglés), raras veces utilizada, para asistir en el traslado de personas que llegan a las bases estadounidenses en Oriente Medio.

Dieciocho aviones civiles de American Airlines, Atlas, Delta, Omni, Hawaiian y United ayudarán a docenas de naves de carga militares que participan en el operativo.

Los aviones transportarán a los evacuados desde las bases estadounidenses en Catar, Baréin y los Emiratos Árabes Unidos hasta los países europeos y, en muchos casos, Estados Unidos.

Entre los ya evacuados hay una afgana que dio a luz en un avión, cuando estaba a punto de aterrizar en una base militar en Alemania. Madre y niña están en buen estado, dijo la fuerza aérea estadounidense.

El presidente ruso, Vladimir Putin, llamó este domingo a frenar la entrada de afganos a las exrepúblicas soviéticas de Asia Central, alertando de la eventual llegada a su país de “combatientes disfrazados de refugiados”.

Los talibanes entraron la semana pasada a Kabul, poniendo fin a dos décadas de guerra y sorprendiendo al mundo cuando fuerzas del gobierno afgano se rindieron en masa.

Desde entonces surgieron algunos focos de resistencia, con antiguas tropas del gobierno agrupándose en el valle del Panshir, una región montañosa al norte de Kabul.

Los talibanes anunciaron en su cuenta de Twitter este domingo que cientos de sus combatientes se dirigían hacia el valle de Panshir “para controlarlo, luego de que los funcionarios estatales locales se negaran a entregarlo pacíficamente”.

Los fundamentalistas han permitido que Estados Unidos vigile las evacuaciones, mientras ellos se concentran en cómo administrar el país cuando se retiren las fuerzas extranjeras.

El cofundador de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar, llegó el sábado a Kabul y el movimiento asegura que quiere formar un “gobierno inclusivo”.

Información actualizada a las 5:43 p. m. con más datos.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.