Esteban Ramírez. 27 noviembre, 2019

Esperado por unos, muy criticado por otros. En cualquier caso, difícil que pase desapercibido. El “viernes negro” o Black Friday está plenamente identificado en el calendario comercial de Costa Rica, aunque hace tan solo 10 años no pasaba de ser una curiosidad que ocurría muy lejos de aquí.

Una década o más hacia atrás, quienes más sacaban provecho aquí de las ofertas y descuentos que aplicaban los comercios en Estados Unidos, eran quienes tenían acceso a comprar por Internet y contaban con servicios de entrega de paquetes. No pasó mucho tiempo para que las tiendas locales vieran un oportunidades de vender más, o por lo menos impedir que el dinero se fuera a otro lado.

En la Cámara de Comercio comentaron que era la segunda fecha de ventas más importante, solo superada por los días previos a la Navidad; y en el 2016 una encuesta de Unimer reveló que al menos una de cada cuatro persona en Costa Rica había realizado una compra en el “viernes negro”, que en el 2019 corresponde el 28 de noviembre.

En esta entrega de Economía de uso diario, Cinthya Zapata, directora de la Oficina de Defensa del Consumidor, recuerda algunos de los derechos que amparan a los costarricenses sobre ofertas, garantías, cambios de mercancías, comercio electrónico y más, a las puertas de que inicie la temporada de compras de fin de año.

Para complementar la información que publicamos a diario en nacion.com, en nuestra versión impresa y en redes sociales, creamos Podcast La Nación con programas semanales que puede escuchar en nuestra web, en Spotify y iTunes. En estas tres plataformas encontrará más episodios de Economía de uso diario.