Seguridad

País ignora idoneidad mental para dar licencia de conducir a sus ciudadanos

Colegio de Profesionales en Psicología comenzó el año anterior un proyecto para crear una prueba que evalúe este aspecto. Dirección de Educación Vial del MOPT no ha trabajado en este sentido

Actualmente, Costa Rica no realiza una evaluación de idoneidad mental en el proceso de acreditación de licencias de conducir, pese a las observaciones de psicólogos para que se incluya este apartado en los exámenes previos.

Las autoridades aseguran que es sumamente necesario que esto se tome en cuenta porque un carro en manos equivocadas puede funcionar como un arma potencialmente letal.

Esto se vuelve todavía más necesario cuando se consideran los recientes episodios de violencia entre conductores, ocasionados por una mala gestión de emociones y la validación de lo que se denomina masculinidades tóxicas.

Con el fin de atender esta situación, el Colegio de Profesionales en Psicología (CPP) comenzó el año anterior un proyecto para crear una evaluación de idoneidad mental para futuros conductores.

La idea de la entidad es que los aspirantes cumplan con una evaluación en esta materia, además del conocido dictamen médico que se aplica actualmente.

Dicha medición sería realizada por psicólogos capacitados en el tema y ayudaría a calcular ciertas aptitudes, con el fin de evitar que personas no aptas tengan acceso a utilizar automotores en las rutas.

Ximena Abarca, vocera del CPP, dijo a La Nación que la iniciativa apenas está dando sus primeros pasos, pero que busca ayudar a disminuir las lesiones y decesos en carretera.

El propósito es reformar la ley de tránsito y desarrollar una campaña de información profunda sobre buenos hábitos de educación vial, en conjunto con varias instituciones públicas del Estado.

Abarca comentó que el proyecto nació porque en la Asamblea Legislativa no hay ningún esfuerzo en este sentido ni tampoco en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Este medio le consultó a la directora de la Dirección de Educación Vial de esta cartera, María Eugenia Salazar, sobre si existe alguna intención de trabajar en este tema, pero la jerarca negó que haya un plan definido.

“Por lo menos, desde que yo estoy, no se ha pensado nada. Tal vez en alguna época de la historia sí se pensó, yo recuerdo que se hablaba de eso, pero así directamente que nosotros hayamos analizado algo de esa prueba, no”, dijo.

Cuando se le cuestionó si no considera que es importante valorar la idoneidad mental antes de darle la licencia de conducir a un ciudadano, Salazar contestó: “qué difícil que yo le dé una respuesta a eso y no me comprometa”.

“¿Usted qué cree? ¿Cómo manejamos en este país? Sí claro, debería de existir algo, lo que pasa es que, como le digo, qué difícil decirle algo sin comprometerme.

“Evidentemente, se debería requerir algo más formal con respecto a ese tema, pero de parte nuestra, no hemos elaborado absolutamente nada”, agregó la directora.

‘La pandemia nos permite innovar’

La psicóloga Ximena Abarca indicó que planean desarrollar una prueba psicométrica específica para el país, que mida diferentes componentes involucrados en la conducción vehicular.

“El punto de enfocarnos en la idoneidad mental es que la persona demuestre rasgos de personalidad y competencias de diferentes tipos, no solo las técnicas. También el tema de inteligencia emocional, ya que cuando la persona carece de esto, tenemos estos episodios agresivos en carretera”, añadió.

La prueba que propondría el Colegio de Profesionales en Psicología sería accesible para todas las personas, sin discriminación, y también se le haría a quienes renuevan licencia.

De acuerdo con la entidad, todavía no se ha definido si esta evaluación se realizaría de manera separada a la prueba teórica y a los sitios donde se obtiene el dictamen médico que se necesita para realizar la prueba práctica de manejo.

Tampoco se sabe el precio que se cobraría por dicha evaluación. Además, quienes no cumplan los requisitos, podrían llevar cursos para estudiar estos tópicos.

“Antes se había propuesto algo como esto, pero tal vez no había un momento histórico que se pudiera aprovechar. Creo que ahorita el tema de la pandemia nos permite innovar muchísimo y poner soluciones que no son nuevas, pero que hacen falta”, dijo Abarca.

La licenciada reconoce que debe haber mejoras en temas de infraestructura vial y diseño de vehículos, que también inciden en los altercados en carretera, pero sostiene que se debe realizar un enfoque más humano del problema.

Pasos previos

Por ahora, agregó, van a continuar con su exhaustiva investigación antes de presentar algo concreto, para que cuente con respaldo estadístico y fundamento desde la psicología industrial.

Confirma que desarrollar este proceso de evaluación tendría un costo, pero que no se compara con el gasto de atender cientos o miles de incidentes de tránsito en el país.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó en el 2020 que los países gastan hasta un 3% de su Producto Interno Bruto (PIB) por accidentes viales.

“Nosotros lo que haríamos sería generar un criterio de idoneidad mental desde una evaluación más integral. No es solamente la aplicación de una prueba, una entrevista clínica o la generación de un perfil”, explicó Abarca.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Escribe sobre vivienda y trabajo.