Seguridad

Interpol captura a presunto estafador que se ocultó siete años en el país

Hombre era buscado por la justicia de Ecuador por supuesto fraude de $270.000 por compra y venta de celulares; detención ocurrió en Santa Ana

Luego de siete años de vivir en nuestro país, un ecuatoriano fue detenido este lunes como sospechoso de una millonaria estafa en su país de origen.

Según información del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), se trata de un sujeto de 55 años, de apellidos Torres del Hierro, quien al parecer se hizo pasar por representante de un empresa de comunicaciones para realizar un contrato por $270.000 en ese país suramericano.

El contrato fue por la compra y venta de celulares. En una fecha que el OIJ no precisó, la empresa afectada detectó que la factura era falsa y que el sospechosos en realidad no trabajaba para ninguna empresa de telecomunicaciones.

La Policía Internacional (Interpol), cuya oficina está en el OIJ de San José, recibió informes de que el sujeto se encontraba en nuestro país, por lo que desde el año pasado se dictó una orden de captura internacional.

Las labores de investigación, con base en la información suministrada por las autoridades ecuatorianas, permitieron dar con el sujeto en una vía pública de Santa Ana, cuando salía de un gimnasio a las 9 a. m.

Sobre Torres del Hierro existía una notificación roja de Interpol, es decir, una solicitud para que autoridades de cualquier lugar del mundo pudieran localizarlo, detenerlo provisionalmente y extraditarlo.

Ese tipo de notificaciones se emiten contra fugitivos para lograr su enjuiciamiento o para cumplir condena.

Al hombre se le dejó a la orden del Tribunal Penal de San José para la respectiva coordinación con su país de origen, con el fin de proceder a su traslado y entrega a la autoridad ecuatoriana.

En enero de este año, la Interpol detuvo a otro suramericano en nuestro país. Se trató de un colombiano de 51 años , identificado como Piero Antonio Lubo Barros, que era requerido por el gobierno de los Estados Unidos.

Lubo Barros, que tenía tres años de ocultarse en Escazú, se le buscaba por infracción de la ley de psicotrópicos, pues había sido vinculado con una organización narco desde el año 2007.

Hugo Solano C.

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación Colectiva de la Universidad de Costa Rica.