Judiciales

Gerente de MECO era pieza clave en contacto con funcionarios investigados, dice OIJ

Luis Fernando Gutiérrez Vargas, de la planta asfáltica de constructora, llamó a cuentas a empleado de Municipalidad de San José cuando le “manosearon” un cartel

El gerente de la Planta Asfáltica de MECO, Luis Fernando Gutiérrez Vargas, tuvo un papel fundamental en el contacto con diversos funcionarios públicos, que habrían aceptado dádivas a cambio de presuntos actos de corrupción en contratos para la construcción de obras cantonales, según aseveran los investigadores judiciales en el expediente 20–009616–0042–PE.

Al justificar los motivos por los que era necesario extender las intervenciones telefónicas de Gutiérrez, se insiste en que su rol en la organización era fundamental, debido a que sus labores contemplan el “contacto directo con los funcionarios públicos corruptos” y así lo registra el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) en el legajo de esta causa. Asimismo, le atribuyen al hombre el pactar dádivas, promesas de retribución y beneficios para MECO.

Las autoridades consideran que a partir de él, a quien señalan como una persona con relación de “cercanía y confianza” con el dueño de la constructora, Carlos Cerdas Araya; el gerente Comercial y representante legal, Alejandro Bolaños Salazar, y el gerente de Operaciones, Abel González Carballo, se podrá reafirmar el papel y la función dentro del grupo del resto de los sospechosos.

De igual forma, destacan que se busca esclarecer de qué forma entrega Gutiérrez las dádivas a los personeros públicos que elaboran carteles de licitación a conveniencia de MECO y estiman que los materiales utilizados por la constructora “son de mala calidad”, lo cual genera un perjuicio a los ciudadanos, situación que reprochan los investigadores.

Autoridad absoluta sobre funcionarios de la Municipalidad de San José

Para las autoridades, con las primeras intervenciones queda constatada la vinculación de Gutiérrez con funcionarios municipales como Marco Castro Camacho, de la Municipalidad de San José, y Cristian Boraschi González, del ayuntamiento de Escazú. Incluso, en medio de una conversación con el primero hubo una molestia, debido a que la municipalidad modificó un cartel para el mantenimiento de vías por demanda que habían elaborado de forma conjunta entre la empresa y funcionarios municipales, precisa la investigación.

En esas conversaciones, el gerente de MECO hace alarde de que en conversaciones previas con el alcalde josefino, Johnny Araya Monge, este les indicó que esa contratación “iba para adelante”, lo que para los investigadores denota una relación de cercanía y confianza entre la empresa y el jerarca capitalino.

Otro dato relevante es que, al parecer, Gutiérrez ejercía tal presión sobre los funcionarios municipales, en este caso sobre Castro, al punto de que tenían que rendirle justificaciones sin ser parte de la administración. Acá una parte de las conversaciones entre Gutiérrez y Castro, el pasado 16 de febrero:

Luis Fernando Gutiérrez (LG): – Un adefesio lo que hicieron con el cartel, vea es que están solos, están solos, puta, yo tuve toda la intención de llamar ayer a don Johnny (Araya) y decirle “puta, don Johnny”, tanto que sé que don Johnny insistió, tanto que advirtió, ¿quién es el que manosea eso?

Marco Castro (MC): – El tema que es que el cartel que nosotros, que usted y aquel muchacho ingeniero y Kenneth y yo vimos, ese fue el que en teoría mandamos a Hacienda y en Hacienda no le hicieron nada.

LG: – No, Marco, sinceramente te digo, decepcionado, jueputa la niña Pochita se hubiera metido un balazo, se ahorca. Yo apenas pueda voy a hablar con don Johnny y le voy a decir “vea nadie esta pidiendo favores, nadie está pidiendo nada, hemos dado lo mejor para la muni pero ya ve uno que son puro material de colchón”, es decir, cuando se necesita ayuda nadie ayuda, todo mundo se hace a un lado, todo mundo se quita el tiro, es una decepción, es una carajada.

“Muy decepcionado, muy decepcionado, yo voy a hablar con don Johnny y le voy a decir “don Johnny, ¿de qué lado estamos? Aquí todo mundo es deme, deme, deme, cuando se pide, que nadie está pidiendo ningún favor, ¡diay! lo dejan al garete, puta muy decepcionante, anoche hablamos que jodido todo es deme, deme, deme, pero deme verdad a cuenta de nada, es imposible (...).

“Hay que hacer, don Marco, no queda de otra, hay que hacer la ampliación de contrato, yo le voy a pedir el gran favor, hoy voy a ver si puedo hablar con don David, le voy a pedir encarecidamente a don David el favor de que me ayude a llevarle la ampliación y llevársela yo personalmente a don Johnny”.

MC: – Esa ampliación es muy sencilla don Luis, en eso sí no debe estresarse usted porque es muy sencilla.

LG: – Sí, pero diay, si no se gesta no la van a hacer.

MC: – Pero es que falta mucho, falta mucho, don Luis.

LG: – Sí, pero si yo me atengo a Kenneth o me atengo a ese tal Gerardo no va a pasar, no va a pasar nunca, jamás va a pasar y yo hablé con don Johnny y me dijo Johnny “vamos para adelante”, pero diay quién la va a hacer, sino va a pasar, don Marco.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.

Eillyn Jiménez B.

Eillyn Jiménez B.

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de Las Américas. Estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Mercadeo. Escribe sobre sucesos.