Carlos Arguedas C.. 13 enero
Las fuertes lluvias hicieron que barrio Envaco, en Limón, amaneciera inundado este martes 12 de enero. Foto: Raúl Cascante, corresponsal GN
Las fuertes lluvias hicieron que barrio Envaco, en Limón, amaneciera inundado este martes 12 de enero. Foto: Raúl Cascante, corresponsal GN

Los fuertes vientos alisios, que bajaron las temperaturas en gran parte del territorio costarricense desde el martes, y que trajeron lluvias e inundaciones menores, empezarán a disminuir paulatinamente este jueves, según prevé el Instituto Meteorológico Nacional (IMN).

En su pronóstico para este 14 de enero, los especialistas anuncian intensidades moderadas en el Pacífico Norte, Valle Central y las cordilleras.

Además, la entrada de humedad desde el mar Caribe hacia el territorio nacional podría favorecer la nubosidad y lluvias en la zona norte y la provincia de Limón.

Dicho manto nuboso podría extenderse a los sectores montañosos del Valle Central y generar lloviznas.

En cambio, para el Pacífico, se estima una mañana despejada y aumento de la nubosidad y probabilidad de lluvias en el Pacífico central y sur.

Según los especialistas, esta condición ventosa es característica de la época, debido al “tránsito de sistemas de alta presión en el norte del mar Caribe durante enero, hecho que eleva el gradiente de presión atmosférica en la región centroamericana, provocando así que se mantengan las ráfagas fuertes en el norte y centro del país”.

Aunque las condiciones tienden a mejorar, y disminuyeron los aguaceros, la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) mantendrá la alerta verde en el Caribe y zona norte, con el propósito de seguir monitoreando la situación climatológica.

(Video) CNE mantiene alerta por viento y lluvia

Precisamente, el Ministerio de Seguridad Pública informó de que este miércoles por la mañana debieron auxiliar a los ocupantes de una lancha que se volcó en el mar cerca de puerto Limón, debido al mar picado y los fuertes vientos.

Para ese momento del día también se registraban ráfagas con valores de 50-80 km/h en Guanacaste y 65 km/h en el Valle Central. Al respecto, el IMN estimaba que la intensidad del viento disminuyese durante la noche del miércoles y se mantenga moderada el resto de la semana.

Desde el martes se había emitido una alerta para todo el sector marítimo por incremento de mar picado, especialmente en el Caribe, golfo de Nicoya y norte del Pacífico central.

Lluvias

Respecto a las lluvias, este miércoles se notó una disminución importante en el Caribe y la zona norte, en comparación con los aguaceros que afectaron esas regiones el lunes y martes.

Lo anterior se debe a que los niveles de humedad disminuyeron, haciendo que la cobertura de nubes sea muy dispersa.

Sigifredo Pérez, director de Gestión del Riesgo de la CNE dijo: “el reporte que tenemos al día de hoy es que las lluvias han disminuido considerablemente; se presentan algunas precipitaciones débiles sobre todo en el Caribe norte, sin que se hayan presentado reportes de eventos por inundación en ningún sector.

“Se mantiene la alerta verde con el propósito de poder evaluar el escenario de lluvias que tendremos para hoy y este jueves”.

Pérez recordó a los pobladores la importancia de mantener la alerta y precaución en carreteras y sectores impactados por las precipitaciones y los fuertes vientos.

Al respecto, se solicita tener cuidado ante la posible caída de techos, cableado eléctrico, rótulos, árboles, sobre todo en las partes montañosas y en Guanacaste.