Mónica Morales. 12 febrero
Baos: sándwiches de pan al vapor, al estilo taiwanés. Fotografía: John Durán
Baos: sándwiches de pan al vapor, al estilo taiwanés. Fotografía: John Durán

Con paso firme, los sabores del mundo van llegando a suelo costarricense para ofrecer nuevas experiencias a nuestros paladares. Asia es un continente tan lejano como complejo, con una vasta gastronomía llena de ingredientes frescos, especias, semillas y tonos picantes.

Inspirado en esa deliciosa complejidad, el chef tico Jesús Bonilla decidió emprender con su marca “Killer Buns”... más que un restaurante, una vivencia en boca que ofrece comida china, taiwanesa, coreana, tailandés y japonesa.

Con 16 años de experiencia en la industria gastronómica, nueve de ellos en restaurantes asiáticos, Jesús y sus socios comerciales Axel Brenes y Esteban Jiménez (propietarios de Hooligan’s) arrancaron con el concepto Asian street food.

The Killer Ramen: pork belly, ajitama, bok choy, cebollín, hongo shiitake, alga wakame, garlic chips, fideos caseros y caldo a base de cerdo. Fotografía: John Durán
The Killer Ramen: pork belly, ajitama, bok choy, cebollín, hongo shiitake, alga wakame, garlic chips, fideos caseros y caldo a base de cerdo. Fotografía: John Durán

El primer local fue inaugurado hace cinco años en Mestizo, el mercado gastronómico ubicado en Plaza Tempo Escazú. La recepción ha sido muy buena, el restaurante ha sumado seguidores entre quienes se atreven a probar cosas nuevas, quienes se han ido educando sobre comida internacional y entre la comunidad asiática que vive en Costa Rica. Ese éxito se refleja en la apertura de más locales.

Los socios innovaron con un Killer Buns en una cocina oculta ubicada en Guadalupe, disponible en UberEats. El término de cocina oculta se refiere a un local donde se preparan alimentos exclusivamente para entrega a domicilio, una alternativa que se potenció con la pandemia.

Recientemente, inauguraron el local en Santa Ana Town Center, y en esta ocasión, el chef decidió ofrecer un menú con platillos diferenciados. Y, para el primer semestre de este año, esperan estrenar dos locales más: uno en Lindora y otro en Curridabat. Prometemos mantenerlas informadas.

Restaurante Killer Buns, Santa Ana Town Center. Fotografía: John Durán
Restaurante Killer Buns, Santa Ana Town Center. Fotografía: John Durán
Imperdibles

Entre las opciones que son obligatorias de probar están los baos, sándwiches al estilo taiwanés con pan elaborado al vapor y rellenos con la carne de su preferencia (también hay una opción vegetariana con hongos shiitake).

Tuna Thai Tartar: atún fresco curado con limón, teriyaki de tamarindo, cebolla morada, papaya verde, culantro, cebollín, sriracha, semilla de marañón y wantan. Fotografía: John Durán
Tuna Thai Tartar: atún fresco curado con limón, teriyaki de tamarindo, cebolla morada, papaya verde, culantro, cebollín, sriracha, semilla de marañón y wantan. Fotografía: John Durán

Otra estrella del menú es el General Tso de Pollo, consiste en popcorn de pollo con salsa agridulce y picante. Una delicia disponible –por ahora– en Escazú y en la cocina oculta de Guadalupe.

Si visita el Killer Buns de Santa Ana Town Center, no se puede perder el ramen hecho con fideos frescos y caldo a base de cerdo o el Peking Duck Fried Rice, una especialidad con pato asado al estilo Pekín.

Peking Duck Fried Rice: pato asado al estilo Pekín, con bok choy al ajillo, arroz frito, huevo, frijol nacido y cebollín. Fotografía: John Durán
Peking Duck Fried Rice: pato asado al estilo Pekín, con bok choy al ajillo, arroz frito, huevo, frijol nacido y cebollín. Fotografía: John Durán
Contacto
Locales
  1. El Mestizo, Plaza Tempo, Escazú
  2. Cocinas Ocultas, Guadalupe
  3. Santa Ana Town Center