Bienestar

¿Por qué el sobrepeso es un factor de riesgo ante el nuevo coronavirus?

Si usted padece sobrepeso, tome en cuenta estos consejos para cuidar su salud

La obesidad es un disparador de múltiples problemas de salud. En el caso del nuevo coronavirus, covid-19, este es un de los principales factores de riesgo.

Y, para agravar las cosas, el confinamiento trajo consigo el consumo de alimentos por ansiedad, el cierre temporal de gimnasios y parques, la disminución de actividad física y la imposibilidad de hacer ejercicio grupalmente. En poco tiempo se encendieron luces de alarma sobre las básculas.

Esto es especialmente relevante para países como Costa Rica, en donde investigaciones recientes como la efectuada por la organización Consumidores en Acción de Centroamérica y El Caribe, revelaron que 60% de la población adulta padece sobrepeso u obesidad.

Quienes se contagian de covid-19 y además son personas obesas tienen más riesgo de hospitalización, cuidados intensivos y ventilación asistida. La obesidad podría ser un factor de riesgo muy importante también en las personas más jóvenes. Esto se debe a que las personas con sobrepeso y obesidad son más propensas a tener padecimientos como la hipertensión, la diabetes tipo 2 y problemas respiratorios, que son un factor de riesgo para cualquier enfermedad. 

“Existen diversos mecanismos que explican por qué el COVID-19 puede afectar más a personas con obesidad. Uno de estos es la inflamación crónica, originada por el exceso de tejido adiposo en personas con obesidad. El COVID-19 pueda aumentar aún más la inflamación, exponiéndolos a niveles más altos de moléculas inflamatorias circulantes en comparación con las personas sin sobrepeso” explica el doctor Mauricio Barahona, director del Instituto Costarricense de Metabolismo y asesor médico del Método PnK.

Otro rasgo común en la obesidad es la deficiencia de vitamina D, que aumenta el riesgo de infecciones y perjudica la respuesta inmune. “Aunque se está a la espera de más investigaciones científicas, es importante que las personas con sobrepeso presten atención a este problema, que puede evitarles complicaciones de esta y otras enfermedades”, añadió. 

Ante las advertencias de las autoridades de la salud sobre los riesgos de la obesidad y el sobrepeso en el contexto del coronavirus, se ha incrementado el interés general por reducir de peso.

“Lo primero es buscar un médico, porque el sobrepeso y la obesidad son problemas serios de salud. Un médico le hará exámenes de laboratorio y una valoración general de su salud antes de empezar cualquier método para perder peso”, indicó el Dr. Barahona. 

Existen alternativas que ayudan a las personas a reducir su sobrepeso, principalmente a atacar lo que se denomina “lipoinflamación”, que es el aumento del tamaño de las células del tejido graso a causa del sobrepeso.  Para lograr esto, es fundamental plantear el problema de la obesidad con un plan efectivo. El Método PnK, por ejemplo, aborda el sobrepeso de manera integral tomando en cuenta la alimentación, el seguimiento y el apoyo emocional de la persona. 

Ahora, los pacientes con obesidad cuentan con una terapia farmacológica innovadora. Tras 20 años de investigación, la empresa farmaceutica Novo Nordisk lanzó el medicamento Saxenda®.

“Este es un tratamiento análogo de los receptores de GLP-1 que disminuye el apetito y por ende facilita la pérdida de peso”, señaló la Dra. Ileana Chiari-Shan, directora médica de Novo Nordisk para Centroamérica, Caribe,  Ecuador, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Saxenda®, es el primer y único tratamiento farmacológico aprobado para lograr una pérdida de peso significativa y sostenida a largo plazo, en pacientes que sufren de sobrepeso y obesidad, que funciona actuando en partes específicas del cerebro para reducir el apetito y la ingesta de alimentos al aumentar la plenitud y la saciedad. Al mismo tiempo, reduce el hambre y conduce a la pérdida de peso.

Y aunque la obesidad usualmente es asociada con el exceso de peso, alimentación no saludable, actividad física limitada y el poco cuidado de la salud, la realidad es que detrás de eso, hay una ciencia más compleja y desconocida acerca de lo que significa vivir bajo las limitaciones de esta condición, que es una enfermedad crónica que requiere un tratamiento médico a largo plazo.

Mónica Morales

Mónica Morales

Graduada en Ciencias de la Comunicación Colectiva, con énfasis en periodismo, de la Universidad de Costa Rica y de la maestría de Administración de Medios de Comunicación de la UNED.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.