Bienestar

Identifique el tipo de ejercicio que más le conviene

El ciclismo mejora el equilibrio y la coordinación, la natación contribuye con articulaciones más sanas, correr fortalece la capacidad pulmonar, y el baile previene la pérdida de masa ósea.

Todos los cuerpos femeninos son distintos, así como las necesidades y los gustos. Mientras unas prefieren piernas gruesas y definidas, otras más bien buscan la delgadez, y así con los brazos, abdomen y glúteos. El físico ideal dependerá de cada una, y para lograrlo, el ejercicio juega un rol importante.

Además de los beneficios visibles, la actividad física ofrece múltiples ventajas en la salud femenina, muchas de ellas internamente. La actividad genera impacto positivo de distintas formas, por ejemplo, en el sistema inmunológico, óseo, autonómico, metabólico y hormonal entre otros, que pueden aplicarse en las diferentes etapas de la historia fisiológica de la mujer.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) avala la importancia de un estilo de vida activo y, considera que el ejercicio de forma constante, (30 minutos diarios al menos tres veces por semana) influye en la prevención de más de 25 condiciones crónicas médicas, incluidos los padecimientos cardiovasculares y la mortalidad prematura.

Para Carlos Piedra, educador físico y nutricionista, cada disciplina ofrece beneficios distintos, a continuación detallamos algunos de ellos.

  • Aquí, cada brazada aporta innumerables beneficios a la salud, tanto física como psicológica. Y es que al nadar no solo cuida los huesos, pulmones o sistema circulatorio.
  • A diferencia de actividades como correr, por ejemplo, la natación es un deporte en el que las articulaciones no sufren impacto, con este deporte, las articulaciones se desgastan menos y se conservan mejor.
  • Nadando se liberan factores neurotróficos en el cerebro, endorfinas (neurotransmisores de placer), que son útiles para controlar el estrés, la ansiedad y el estado de ánimo.
  • Es uno de los deportes más adecuados si lo que se busca en mantener un peso saludable.
  • La musculatura es una de las grandes beneficiadas en la práctica de la natación. Y es que, si se nada con regularidad poco a poco aumenta la flexibilidad y elasticidad de los músculos.
  • Es un ejercicio ideal para la pérdida de peso, siempre y cuando lo acompañe de una dieta sana y equilibrada y consiga el déficit calórico.
  • Contribuye a la reducción de la presión arterial, aumenta la circulación en todos los músculos, disminuye la formación de coágulos en las arterias con lo que se previene la aparición de infartos y trombosis cerebrales. Además, mejora el funcionamiento venoso previniendo la aparición de várices, algo que es más frecuente en las mujeres.
  • Mejora la tolerancia a la glucosa, favoreciendo el tratamiento de la diabetes y otras alteraciones del metabolismo, así como mejora la respuesta inmunológica ante infecciones de distinto tipo.
  • También fortalece huesos, cartílagos, ligamentos y tendones, y mejora la función del sistema músculo esquelético en general, lo que contribuye efectivamente a una mejor calidad de vida.
  • Son alrededor de 200 los músculos que se ejercitan al correr, y no solo del tren inferior (de la cintura para abajo). Los beneficios de tonificar van más allá del aspecto físico, hace que mejore la postura, e incluso, previene algunas lesiones.
  • Algo que buscan algunas mujeres: tonificar piernas y glúteos.
  • Bailar de forma regular es un ejercicio que ayuda al corazón a mantenerse fuerte, aumentar el ritmo cardíaco y mejorar la capacidad pulmonar.
  • Quienes tienen colesterol alto, además de los medicamentos y una alimentación adecuada, pueden apoyarse en el baile, pues al ser un ejercicio aeróbico reduce los niveles de colesterol total en la sangre.
  • El baile es un ejercicio de fuerza que puede prevenir la pérdida de la masa ósea y es la mejor forma de tonificar los huesos sin estresar las articulaciones. Muchos estilos de baile requieren de movimientos que fortalecen los huesos como la tibia, el peroné y el fémur. A largo plazo, una práctica regular de baile puede ayudar a prevenir la osteoporosis.
  • El baile mejora destrezas y habilidades que son muy importantes para la salud en general. La flexibilidad, fuerza y resistencia que se adquieren con el baile ayudan a mantener el cuerpo libre de lesiones.

El ejercicio tiene capacidad de bajar los niveles de cortisol, una hormona que produce estrés y hace que el cerebro se mantenga en alerta permanente.

  • En general la bicicleta fortalece tanto física como mentalmente, y es uno de los deportes más completos.
  • El ciclismo es un deporte que requiere de equilibrio y coordinación, por lo tanto estimula las áreas cerebrales correspondientes a mantener atención y concentración, al realizar movimientos constantes y complejos.
  • Es una actividad cardiovascular, por lo que disminuye la presión sanguínea, mejora la circulación, aumenta la capacidad pulmonar y el metabolismo basal, además, hay una notable mejoría en la resistencia física.
  • Sumado a esto, se utilizan las piernas en gran medida, por lo que se quema grasa en todas las zonas, pero, principalmente en las piernas y el abdomen, fortalece los glúteos debido al constante movimiento que se realiza.
  • Solo necesita caminar media hora a paso ligero para mejorar de manera significativa su salud y estado físico.
  • Aunque haya llevado una vida sedentaria, en el momento en que empieza a caminar el corazón comienza a rejuvenecer, se fortalece y hace más resistente. Además, contribuye a que aumenten ligeramente el tamaño de sus cavidades y que así aumente la cantidad de sangre que bombea en cada latido. De esta forma se reduce el riesgo de que sufra una enfermedad cardíaca, o un accidente cardiovascular.
  • Es una excelente forma de controlar la presión sanguínea, reducir el colesterol malo y aumentar el bueno.
  • Favorece el sistema circulatorio.
  • Al caminar todos los días, estimula y fortalece los huesos, lo que puede ayudar a prevenir la osteoporosis.
  • Mantiene la salud de las articulaciones, ayudando a prevenir problemas como la artritis.

Realizar actividad física es como oxigenar el cerebro, el ejercicio fomenta la angiogénesis cerebral, que es básicamente producir nuevos vasos cerebrales, lo cual potencia la capacidad intelectual.

  • Este ejercicio utiliza meditación, posturas y ejercicios de respiración y, cuando se combinan, promueven la relajación del cuerpo y la mente, al mismo tiempo que reducen el estrés.
  • Además, los movimientos que se realizan durante una sesión de yoga consiguen fortalecer los músculos haciendo trabajar de forma localizada ciertas partes, incluso, algunas donde puede haber grasa.
  • A través del yoga también se podría bajar de peso, ya que, al realizar un tipo de ejercicio meditativo, se consigue liberar el estrés, regular nuestro sistema nervioso y reducir la ansiedad, algo que ayuda a controlar los deseos de comer en exceso, o de optar por alimentos grasos o dulces.
  • Algunas posturas de yoga resultan ideales para mejorar los procesos digestivos, eso contribuye a aprovechar al máximo los nutrientes de los alimentos, evitar la acumulación de los mismos como grasa saturada y, por tanto, mejorar también el funcionamiento del metabolismo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.