España en el corazón

Estoy seguro de que los españoles superarán esta, la más grave crisis de su democracia

Robo para el título estas palabras de Neruda, llenas de emoción como tantas otras me robaré en este artículo para expresar lo que siento. No solo lo que pienso y creo, también lo que siento. Y nada siento más que tener que coger palabras publicadas hace exactamente 80 años, cuando aquel pueblo llevaba hasta sus últimas consecuencias su pulsión cainita, esa que Dámaso Alonso plasmó en Hijos de la ira. Porque hoy, aunque la gran mayoría, a uno y otro lado del Ebro, anhela sosiego y concordia, las minorías que más gritan, la supremacista catalana que presume de distinciones genéticas y la franquista española que canta el Cara al sol, cual “monstruo sin ojos / divina voluntad se sueñan”. Así son siempre los imbéciles.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.