Editorial

Editorial: Examen a Banca para el Desarrollo

Una banca para el desarrollo atendiendo actividades que la banca comercial ya cubre solamente es útil para alimentar el discurso populista

Considerar la cantidad de dinero invertido en préstamos, el número de personas y grupos beneficiados y la mora crediticia brinda una fotografía incompleta de la labor del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD), creado en el 2008 para financiar proyectos productivos. Catorce años después, es preciso evaluar el impacto en el empleo, la creación de nuevas empresas, los encadenamientos y la productividad.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.