Editorial

Editorial: Estallidos de rebelión en Cuba

El ahogo económico, social, sanitario y político generó una ola de protestas espontáneas y masivas. Lejos de buscar soluciones, el régimen ha respondido con represión y mentiras.

La mañana del pasado domingo la chispa se prendió en San Antonio de los Baños, al suroeste de La Habana. Centenares de habitantes se lanzaron a la calle para protestar por los interminables apagones eléctricos; la falta de alimentos, medicinas y combustible; por la virulencia con que están creciendo los contagios y muertes por covid-19; y por la incapacidad de las autoridades para hacer frente a la crisis. En esas tempranas horas parecía, o al menos así supuso el régimen, que sería un brote fácilmente controlable. Incluso, la cabeza de la dictadura cubana, Miguel Díaz-Canel, presidente del Gobierno y primer secretario del Partido Comunista, se trasladó a esa pequeña ciudad con el fin de aplacar la cólera popular. Pero se equivocó totalmente. Ya era demasiado tarde, y demasiado poco.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.