Columnistas

¿Por qué tanto silencio?

Hasta la retórica electoral calla con China. Cuando se dice ‘canal seco’, se omite referencia a la única potencia interesada en desarrollarlo

Nuestras costas miran hacia dos océanos, pero la historia fue asimétrica. Desde el Atlántico nos colonizaron, y hacia esa costa orientamos nuestro desarrollo. Era el signo del siglo XIX cuando la vocación natural de nuestras ciudades, orientadas hacia el Pacífico, necesitaron fórceps para el difícil parto de su comercio con el Atlántico, adonde iban café y banano. En cambio, el siglo XXI nace para tender las alas hacia nuestras costas naturales del Pacífico. Esa historia está por escribirse.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.