Columnistas

Perspectivas: El poder de lo posible

Si no tomamos medidas dramáticas en momentos dramáticos, menos lo haremos sin tormenta

El abanico conceptual de columnistas de La Nación se enriqueció con la coherencia intelectual de Carlos Arguedas. ¡Mis sinceros parabienes! Arranca el exmagistrado con una pica en Flandes, entre lo que pudo ser, pero no fue. Nos recuerda que la Constitución escondía la participación del Ejecutivo en las discusiones legislativas. Esa reflexión muestra la ceguera del desperdicio de un valioso instrumento de gobernanza. Aunque sin voto, las voces del gobierno habrían podido vincular ambos poderes y reforzar el peso de la administración. Esa práctica pudo haber sido una senda paulatina hacia formas de parlamentarismo.

Camino no recorrido jamás dirá hasta dónde nos pudo haber llevado. Hoy vivimos un instante de pérdida de brújulas. Pero, paralizados en la incertidumbre, se desbordan los mares de lo posible. ¡Gracias, Cristóbal Colón, por no detenerte ante lo improbable!

En la tribulación que vivimos todo plantea la necesidad de reinventarnos. Pero lo políticamente viable paraliza las propuestas audaces. Es curiosa esa parálisis autoinfligida, porque los problemas acuciantes de deuda pública no pueden excluir del debate aquellos paradigmas obsoletos, que son las raíces de nuestro reumatismo institucional.

Lo posible no se opone a lo deseable. Solo si somos miopes o pusilánimes podemos verlos como contradictorios. Salir de la crisis fiscal no está desligado de las aspiraciones más amplias de un moderno Estado funcional. Pero todo parece decir que Costa Rica no está lista para una agenda ambiciosa de reformas estructurales. Hay tan bajísima propensión al riesgo político que nadie se atreve a abrir trocha y dejar auténtica huella. Por eso, no existe voluntad política de hacer apuestas por giros de paradigmas. Y lo triste es que el cambio no es un lujo, sino una necesidad. ¿Si no es para hoy, para cuándo?

Si no tomamos medidas dramáticas en momentos dramáticos, menos lo haremos sin tormenta. En nuestro mapa de desconcierto, nos falta un azimut. Eso es lo importante, un sentido de destino, aunque sea ingrata la labor de bregar contra corriente en el mar de la tibieza de nuestra clase política. Asusta saber que, a la postre, por las buenas o las malas, el futuro siempre esconde el poder de lo posible.

vgovaere@gmail.com

La autora es catedrática de la UNED.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.