Columnistas

Nicaragua: aquí hay chino encerrado

Que Ortega y Murillo le quitaran su respaldo a Taiwán y se lo vendieran a China continental fue una tragedia

FIRMAS PRESS.- El matrimonio que dirige Nicaragua con mano de hierro tiene fama de no ser inteligente, pero sí muy astuto. No es posible culpar al canciller, Denis Moncada, de la salida del país de la OEA. “El señor Moncada es un monigote de Ortega y de su esposa”, me dice un prominente exiliado nicaragüense que no quiso dar su nombre.

Detrás de toda acción importante que suceda en Nicaragua, está la mano de Daniel Ortega y de su mujer, Rosario Murillo, la Chayo, que es vicepresidenta de Nicaragua.

De manera que esta nueva deriva no es excepcional: ambos están metidos hasta las cejas en acusar a Luis Almagro, secretario general de la OEA, sin ninguna imaginación ni prueba, de lamebotas del imperialismo yanqui.

Ambos han logrado expulsar a la institución de su sede, con el pretexto de que es “un instrumento diabólico” y de crear en la oficina de 296 metros cuadrados, en un lugar exclusivo de Managua, una especie de “museo de la infamia”, con el objeto de denigrar a la OEA, sin hacerle caso a Edgar Parrales, el exjesuita y exdiplomático a cargo de la OEA durante los primeros gobiernos sandinistas, que les explicó que esa campaña sería totalmente negativa. Ortega, sencillamente, lo encarceló.

De acuerdo con 14ymedio, diario que dirige desde Cuba Yoani Sánchez, el inmueble pertenece a las hermanas Luz Marina y María Auxiliadora Navarrete Guevara. La primera está casada con Pedro Rioseco, periodista de Prensa Latina (suelen ser agentes del Ministerio del Interior), a quien conoció en Managua entre el 86 y el 89. El matrimonio vive en Cuba, pero María Auxiliadora vive en Managua, junto a su marido estadounidense.

Se da la circunstancia de que una de las primeras actividades confiscatorias de Ortega, en esta segunda etapa (en la primera confiscó todo lo que pudo), sería contra estas hermanas.

Pero si no llega a ocurrir, es por el dinero de los chinos, que facturarían con sobreprecio la conversión del inmueble en un museo, pagando con ese dinero “generosamente” la propiedad a sus “legítimos dueños”.

A fin de cuentas, el “negocio” con los chinos lo manejan directamente los Ortega Murillo por medio de su hijo Laureano, tenor y coleccionista de caros relojes Rolex, designado por Los Angeles Times “heredero y sucesor” de su padre. (En la era en que podían explotar a los venezolanos toda la plata pasaba por la caja de Ortega y Murillo. Ahora son “los chinos”).

La primera inversión “seria” que harían los chinos tiene que ver con las viviendas populares. Son cuatrocientos millones de yuanes o el equivalente a $60 millones.

Se da la circunstancia de que existen casas prefabricadas en el mercado nicaragüense por mil seiscientos dólares, con un solo ambiente, y hasta con dos dormitorios y un baño por cinco mil, como llegó a realizar el efectivo alcalde Jaime Nebot en Guayaquil.

Previamente, los Ortega Murillo llegaron a la convicción de que no valía la pena continuar disfrazándose de “liberales cristianos”. Resultaba más conveniente justificar esas agresiones a la democracia tildando de “hijos de perra” a todos los que se les opusieran, o de seres “mediatizados por el oro de los gringos”.

Incluso, era mejor asumir de una vez el ropaje de dictadores y meter en la cárcel a los exsandinistas que se les oponían, como la legendaria exguerrillera Dora María Téllez, ministra de Salud durante el primer gobierno sandinista, y Ana Margarita Vijil Gurdián, ambas disidentes, junto con otros revolucionarios del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Así las cosas, los siete u ocho candidatos que podían fácilmente derrotar a Ortega y a su mujer fueron privados de su derecho a aspirar a la presidencia por el procedimiento de encarcelarlos y acusarlos sin pruebas, o con pruebas amañadas, de emplear dinero mal habido en la campaña, o invocando el pretexto de la soberanía, puesta en peligro “ante el inminente asalto de los yanquis”.

Estos fueron los casos de los hermanos Chamorro, Cristiana y Pedro Joaquín, hijos de doña Violeta; y del economista Sebastián Chamorro, del historiador Arturo Cruz, a los que se agregan Noel Vidaurre, Félix Maradiaga, el periodista Miguel Mora y el líder campesino Medardo Mairena.

Fue una tragedia que Ortega y Murillo le quitaran su respaldo a Taiwán y se lo vendieran a China continental. Taiwán es la China liberal y democrática que ha sido capaz de evolucionar del autoritarismo a la democracia.

Tan pronto Nicaragua traicionó a sus viejos aliados, el 10 de diciembre del 2021, cuando apareció la foto de Laureano Ortega Murillo junto al vicecanciller chino Ma Zhaoxu, comenzó una cadena de “locuritas”, como les dicen en Nicaragua a las conductas lamentables, y el dúo de gobernantes nicaragüenses se entregó irremediablemente a los peores asuntos, como son la persecución de sus adversarios políticos.

En vista de que América Latina carece de política exterior —salvo las imperiales, aunque fracasadas, Cuba, Venezuela y Nicaragua—, la OEA es el sitio mejor o menos malo para que Estados Unidos y Canadá se enfrenten a esa dificultad, como llevan a cabo en la Unión Europea y la OTAN.

Alguien tiene que poner punto final a los horrores de Díaz-Canel mandando en Cuba, o Nicolás Maduro en Venezuela, o el dúo nefasto en Nicaragua.

Alguien tiene que decirle a China o a Rusia que no pueden continuar alentando el desorden antidemocrático sin sufrir sanciones institucionales y personales. Y ese sitio es la OEA.

@CarlosAMontaner

Carlos Alberto Montaner es periodista y escritor. Su último libro es “Sin ir más lejos (Memorias)”.

Esta captura de pantalla tomada de un video difundido por la estatalTelevisión Central de China (CCTV) el 10 de diciembre de 2021 muestra a Laureano Ortega Murillo (izq.), hijo del presidente nicaragüense Daniel Ortega y asesor presidencial de Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional, saludando al viceministro de Relaciones Exteriores de China, Ma Zhaoxu, durante una ceremonia en Tianjin, después de que Nicaragua anunció que había cambiado su lealtad diplomática de Taiwán a China. STR CCTV/AFP
LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.