Columnistas

Mente abierta y corazón airoso

Vivíamos en un mundo ancho y lejano que, de repente, se volvió angosto y cercano. El lente de la historia hizo un violento zoom y nos plantó un coloso frente a la puerta. Era el dragón chino. Primero nos sorprendió como segundo socio comercial, impensable aquí. Después, llegaron invitaciones a senderos compartidos. Era nuevo, era grande. ¡Enorme! Era diferente. ¿Cómo no sentirnos amenazados? Era, además, el único lugar del mundo donde los pobres desaparecían dejando atrás su miseria. ¿Cómo no sentirnos seducidos?








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.