Columnistas

La hora 25

Costa Rica apostó su futuro por la globalizado, pero no aprovechó la época de las vacas gordas

La caída del muro de Berlín en 1989 inauguró una nueva época. Se superaron mundos divididos por ideologías contrapuestas que suscitaban confrontaciones geopolíticas. Como siempre, en la historia, un mundo de paz benefició al comercio que saltó a dimensiones desconocidas. Sin la rigidez de divisiones ideológicas se crearon condiciones favorables para la libre circulación de bienes y servicios, y los grandes capítulos de avances de la ciencia aplicada a la producción se articularon con los progresos geopolíticos. Esa época que nacía fue bautizada como globalización. Su más emblemática expresión fueron las cadenas globales de valor, donde la producción internacional quedó interconectada en procesos que se realizan en diferentes países.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.