Columnistas

La deuda redistributiva

A la fatiga democrática se le inventó un gran chivo expiatorio: la globalización

A la fatiga democrática se le inventó un gran chivo expiatorio: la globalización. A ella se le acusa, como deus ex machina, del desarrollo económico desequilibrado. La apertura comercial se indicia por la debilidad de la agricultura doméstica. Deslocalización de empresas va a la par del abandono de zonas industrializadas. Cierto. Pero relación no es causalidad. ¿Y la política? De por medio está la negligencia. De esa, mejor ni hablar.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.