Columnistas

Hackeo a la confianza social

Los ciberataques minan un factor fundamental para el funcionamiento de toda sociedad

La avalancha informativa y discursiva sobre los recientes hackeos, o intervenciones delictivas, contra distintas plataformas digitales del Estado apunta, por ahora, a tres conclusiones: 1) La previsión y prevención ante esos ataques ha sido mínima, producto de descuidos, descoordinación, burocracia y el sesgo “a mí no me pasará”. Pero pasó. 2) El daño material se ha concentrado en el flujo de exportaciones e importaciones, nada desdeñable, pero sí acotado. 3) Aún está por verse cuál será el impacto del robo de información privada en manos estatales, pero podría perjudicar a muchos, al vulnerar justificados ámbitos de confidencialidad.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.