Columnistas

Grey, no rebaño alquilado

A mediados de 1995 tuve la suerte de presenciar, en la ciudad sudafricana de Johannesburgo, la inauguración del Tribunal de la Verdad, presidido por el reverendo Desmond Tutu, obispo de la Iglesia anglicana. Hacía apenas tres años había comenzado la liquidación del régimen del apartheid y las naciones de Sudáfrica aún andaban a la búsqueda del acomodo que les permitiera convivir dentro de un nuevo Estado laico, multirracial y democrático sin renunciar con ello a la triste memoria de un pasado ignominioso . Lo que más me impresionó de aquel acto fue el carácter profundamente espiritual que le imprimieron brillantes clérigos procedentes de distintas religiones: desde la judía, pasando por múltiples denominaciones cristianas incluidas las orientales, hasta variantes del Islam y sin que fuera omitido el animismo africano, todas las vertientes de la fe estaban ahí representadas.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.