Columnistas

En Vela

Las reformas electorales para ponerse en práctica en las elecciones del 2014, dentro de nueve meses, resultaron fallidas. El fracaso fue general. No hubo voluntad política. Mediaron otros intereses, políticos o particulares, menos el fortalecimiento de la democracia. Solo el TSE cumplió.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.