Columnistas

En problemas porque somos el problema

En nuestras más preciadas instituciones se revelan contornos inequívocos de histórica fatiga

¿Qué signo haces, oh Cisne, con tu encorvado cuello?, preguntaba, retórico, Darío, escudriñando precarios horizontes españoles. Rubén se cuestionaba un futuro incierto sin asidero para la esperanza. Su generación estuvo marcada por pesimismo existencial y su recelo funesto no se equivocó.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.