Columnistas

Cuando la pereza manda

No todo lo que nos enseñó la pandemia es bueno. Rechazar reuniones presenciales por pereza no es una buena idea, a menos que consideremos a los demás asistentes un desperdicio de espacio, en cuyo caso tampoco deberíamos asistir de manera virtual.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.