Columnistas

Controlar los resultados, no a las personas

El problema de la corrupción es sistémico, y como tal requiere soluciones sistémicas

Mientras pensemos que la corrupción se origina solo en las personas, seguiremos buscando «salvadores» para controlar las galletas con sanciones radicales, en tanto el sistema promotor y difusor de la corrupción permanece intocable.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.