Columnistas

Chirripó

Es difícil describir con palabras la belleza extraordinaria de ese territorio sagrado

Llegué a la cumbre del Chirripó el jueves 21, una promesa que me hice en el lecho de la quimioterapia hace poco más de cinco años. Hoy quiero compartirles mis lecciones.

Hay que soñar en grande, aun en los momentos más difíciles. Cuando me dijeron que el oxígeno es el mayor enemigo del cáncer, inmediatamente pensé “debo hacer montañismo”, una suma de naturaleza, espiritualidad y ejercicio. Mi meta sería el Chirripó, el punto más alto del país, y esa sería la mejor manera de declarar mi salud.

El trabajo en equipo es importante, sin perder de vista que también hay una enorme cuota individual. El Chirripó no se sube sin entrenamiento y apoyo de un buen equipo, y precisa una gran dosis de coraje y poder mental.

Un reclamo al parque es que se denomine la Cuesta de los Arrepentidos la subida de 1,5 kilómetros de la pronunciada pendiente que culmina en el albergue.

El nombre atormenta durante el recorrido. Yo lo cambiaría por otro que aliente a las personas a triunfar. Es una recomendación a la administración de los parques, a fin de alentar a sus caminantes y celebrar con ellos, como lo hace la Ruta de Santiago de Compostela, que reconoce cada una de las metas alcanzadas.

El espíritu de la montaña es que allá todos somos iguales, no existen diferencias de clase, religión, género, etnia. Prima el interés de ayudarnos unos a otros, y existe el maravilloso espíritu de celebrar el éxito del otro como propio.

Deberíamos adoptar estas lecciones, que además son parte del ADN costarricense. Lo demuestra nuestra historia: volver a soñar en grande, el que todos podamos ser parte de ese gran equipo que lucha por una Costa Rica mejor, que podamos recuperar los principios de unidad y solidaridad en un país donde todos nos apoyemos y celebremos los triunfos propios y ajenos con igual entusiasmo. Una Costa Rica en la que nadie se quede atrás.

Es difícil describir con palabras la belleza extraordinaria del Chirripó, territorio sagrado, al que los cabécares denominaron la tierra de las aguas eternas, un santuario más de nuestro maravilloso país.

Tenemos el gran desafío de invertir en infraestructura y logística para hacer posible que más gente tenga acceso a ese paradisíaco lugar.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.

En estos días la bandera ondea a media asta en el refugio de base Crestones, Parque Nacional Chirripó, por la muerte de Marialis Blanco, cuyo cuerpo fue encontrado cerca de Ventisqueros. Foto: Cortesía SINAC.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.