Columnistas

Carta a un trol

Los electores han ido aprendiendo a reconocer y neutralizar las técnicas modernas para difundir contenidos basura en las redes sociales

Hola, señor trol. Le escribo hoy para comentarle que, por mucho que se haya esforzado, la desinformación que usted pretendió esparcir durante esta campaña política resultó insulsa.

Los electores han ido aprendiendo, poco a poco, a reconocer y neutralizar las artimañas que usted suele utilizar para difundir sus contenidos basura en las redes sociales.

Ya saben que usted, oculto detrás de seudónimos ridículos o nombres evidentemente falsos, suele colarse en los chats o sitios de comentarios en línea para sembrar cizaña.

Ya saben que usted, al igual que los malignos seres mitológicos que habitan en bosques o grutas, se la pasa en la oscuridad planeando sus maldades a cambio de un salario.

Sus apariciones suelen apegarse a un guion machotero y trillado, muy fácil de identificar, que ya no engaña a nadie, salvo a quien quiera dejarse engañar.

“Yo no iba a votar, pero...”, “No nos dejemos manipular...”, “Este es un ataque más...”, “Me contaron que...”, son algunos ejemplos de su desgastado repertorio.

Así es, señor trol, en estas elecciones han quedado en evidencia, como nunca antes, sus mentiras, sus ofensas, sus comentarios sesgados y sus memes chapuceros.

También ha sido evidente cómo ha intentado desacreditar la labor de los medios de comunicación serios y socavar la institucionalidad con tal de llevar agua a su molino.

Sí, usted ha quedado al descubierto. Hasta el diccionario de la Real Academia Española lo tiene totalmente definido y encasillado por su conducta nociva.

El DRAE lo describe como un “usuario que publica mensajes provocativos, ofensivos, o fuera de lugar con el fin de molestar, llamar la atención o boicotear la conversación”.

Por fortuna, señor trol, en el país existen canales seguros y confiables, que siempre dan la cara para que los votantes puedan seguir el pulso al proceso electoral.

Por suerte, también existen iniciativas como el proyecto #NoComaCuento, de La Nación, que se han encargado de desenmascarar innumerables noticias falsas.

Me despido, señor trol, y le aconsejo cambiar de oficio, pues la mayoría de los costarricenses iremos a votar este domingo mejor informados de lo que usted pretendía.

Ronald Matute

Ronald Matute

Tiene amplia experiencia en la cobertura de temas políticos y sociales. Hasta el 2009 se desempeñó como editor de la sección de Sociedad y Servicios. Es licenciado en Periodismo por la UCR. Recibió el premio de La Nación como "Redactor del año" en 1999.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.