Columnistas

Buenos días: La pulpería de Chus

El columnista recuerda cuando de niño visitaba el establecimiento del barrio donde se abastecían las familias.

El pulpero de mi barrio de crianza se llamaba Jesús. Al otro lado del mostrador, Chus o Chuta, como le decíamos en mi casa, recibía a sus clientes con una sonrisa bonachona que invitaba a quedarse un buen rato.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.