Cartas

Cartas a la columna: Iberia no paga

Cancelación de viaje a causa de la pandemia

Compramos en enero del 2020 cinco boletos para viajar a Francia en julio de ese año, por medio de Despegar.com. Debido a la pandemia, Iberia canceló el vuelo, y cuando al fin nos propuso cambiar las fechas nos ofreció pocas opciones, inconvenientes debido a las obligaciones escolares. Solicitamos el reembolso. Despegar.com nos depositó inmediatamente los gastos administrativos, pero Iberia desatiende la solicitud hecha en octubre del 2020, a pesar de su obligación según la legislación europea.

Norberto Ramírez Arias, Tres Ríos

  • ¿Cómo envío una carta a la columna? Por correo electrónico a cartas@nacion.com o por WhatsApp, al número 61350204. Debe adjuntar copia de la cédula por ambos lados.

Sin altura moral

Ojalá nunca se nos olvide este triste momento, cuando tenemos una de las peores composiciones de la Asamblea Legislativa.

Personas sin ninguna preparación y sin vocación dejan plantado a un ministro, lo vuelven a convocar y carecen de capacidad para entender sus respuestas, y por eso preguntan lo mismo una y otra vez. No saben usar una mascarilla, desperdician el tiempo y salario en juegos. Ni hablar de los cuestionados por su relación con sospechosos de narcotráfico, los que faltan a las sesiones más de lo que llegan, los que usan vocabulario para una gallera y los que intentan escapar de una multa de tránsito por su investidura.

Estamos destinados a repetir este circo mientras sigamos eligiendo a los legisladores de la misma manera. Lo irónico es que el cambio solo puede tramitarse por medio de la misma Asamblea Legislativa, y claramente no les conviene. Si nosotros los pusimos ahí, debemos buscar mecanismos para pedir cuentas y que sus barbaridades no se queden en disculpas de la boca para fuera. No hay que seguir ni callados ni ser pasivos.

Lourdes Mora Vega, San José

Pregunta básica

Lo extraño del caso en investigación de lo que podría considerarse hasta ahora un intento de penetración del narcotráfico en el Congreso y otras instituciones del gobierno es que nadie en ninguna de las reuniones que consiguieron tan fácilmente al más alto nivel les preguntó la fuente de su dinero. ­

Los ciudadanos como yo, que queremos transferir sumas modestas entre bancos (de mi pensión en un banco en los Estados Unidos) estamos obligados a probar la fuente del dinero, no solo hablando, sino con documentos, aunque yo soy ciudadana costarricense desde hace casi 30 años y clienta del banco.

No solo el diputado Cascante, sino todos los que aceptaron una reunión con los sospechosos, tenían la responsabilidad de pedir prueba de la procedencia de los recursos como primera pregunta, antes de conceder la reunión.

Los que no averiguaron ese dato esencial no son muy inteligentes, para no calificarlo de corrupción porque las autoridades no se han pronunciado al respecto, como tampoco lo sería quien obviamente se presta para interceder a favor de terceros.

Jean Redmond, Moravia

La hicieron esperar

Mi hija fue citada a las 7 a. m. para ser vacunada contra la covid-19, en el auditorio del Hospital México, el 27 de mayo. A efectos de no faltar, solicitó permiso en el trabajo. Sin embargo, en el centro médico no había ninguna reserva para la vacunación ese día. Luego de una larga espera, de casi tres horas y media, pues para mayor desconcierto la dosis de AstraZeneca debía ser traída de la clínica Clorito Picado de Tibás, logró el propósito a las 10:30 a. m.

Resulta inaudito cómo se producen estas omisiones de antología, rayanas en lo absurdo y que denotan la falta de previsión por parte de algunas de las autoridades médicas.

Lilliana Cavero Araya, Tibás

Lenta atención

En el Banco de Costa Rica de Zapote solo dos cajeros y dos plataformistas atienden a los clientes, con excesiva duración en cada trámite. Irrespetan el aforo, porque hay autorización para seis clientes, pero dejan ingresar a tres o cuatro nada más, con lo cual se forman largas filas fuera, pese al riesgo de contagio.

Sergio Francisco Solano Céspedes, Zapote

Papeleo en el INS

No entiendo por qué el Instituto Nacional de Seguros (INS) no puede asegurar un vehículo sin una serie de documentos cuya información almacena.

El Estado habla de simplificación de trámites hace muchos años; sin embargo, el INS funciona trabado por trámites que en este momento son innecesarios. Papeles y más papeles, que alguien me lo explique en una pizarra.

Roberto Sáenz Elizondo, San José