Sofía Chinchilla Cerdas. 21 abril
La Nación sometió esta cadena a la revisión de tres especialistas: una experta en biología molecular, un virólogo y un médico infectólogo. Los tres coincidieron en que el mensaje viral está lleno de falsedades. watermark-flex watermark-mobile
La Nación sometió esta cadena a la revisión de tres especialistas: una experta en biología molecular, un virólogo y un médico infectólogo. Los tres coincidieron en que el mensaje viral está lleno de falsedades.

Un mensaje en cadena que se divulga en WhatsApp alerta sobre una supuesta variante de covid-19 “con más fuerza, tácticas y camuflaje”, que ataca directamente a los pulmones y logra pasar desapercibida en las pruebas de laboratorio.

“No hay tos, ni fiebre. Es mucho dolor de articulaciones, debilidad, pérdida de apetito, y neumonía Covid!! Y por su puesto, más virulento y con un índice de mortandad más alto”, dice el texto.

Esta advertencia circula al mismo tiempo que trascienden hallazgos científicos sobre nuevos linajes o variantes del virus SARS-CoV-2.

¿Qué se sabe sobre el supuesto nuevo lijane que menciona la cadena? ¿Existe realmente? ¿Hay alguna variante que se comporte como lo describe el texto?

La Nación hizo esas preguntas a tres especialistas: una experta en biología molecular, un virólogo y un médico infectólogo.

Los tres coincidieron en que este mensaje anónimo que circula en redes sociales está lleno de ideas erróneas que infunden temor.

Especula sobre letalidad

En Costa Rica, el Instituto Costarricense de Investigación en Nutrición y Salud (Inciensa) ha detectado tres variantes de preocupación (VOC) del virus SARS-CoV-2. Esta etiqueta se le asigna a nuevos linajes podrían ser más transmisibles, más letales o, eventualmente, restarle eficacia a las vacunas.

Se han categorizado así las variantes detectadas por primera vez en Brasil, Reino Unido y Sudáfrica.

El mensaje de la cadena no especifica a cuál variante se refiere. Sin embargo, hace afirmaciones sobre la forma como supuestamente se manifiesta la enfermedad y la cantidad de personas que mata, sin que tales aseveraciones se basen en evidencia científica.

“El virus se riega y contagia directamente a los pulmones, provocando agudo estres respiratorio causado por neumonía viral. Esto explica el por qué se ha vuelto aguda y más virulenta y mortal!! Por favor, sean más cuidadosos, eviten sitios aglomerados. Use máscaras y lávese seguido las manos”, dice el mensaje.

Hasta el momento, los científicos no han concluido que alguna de las variantes del SARS-CoV-2 tenga mayor capacidad de matar que otras.

Por ejemplo, no se ha constatado que la variante descubierta en Brasil haya incrementado la letalidad de la covid-19 en ese país, pese a que dicha nación experimenta una escalada en las muertes de personas contagiadas.

La letalidad de la covid-19 en Costa Rica tampoco ha variado significativamente con el paso de los meses. Al cierre del 2020 fue de 1,37% y, para mediados de abril del 2021, ronda el 1,34%.

Desinforma sobre supuestos síntomas

Álvaro Avilés Montoya, jefe del servicio de Infectología del Hospital México, afirmó que la cadena también desinforma al describir una lista de los síntomas que supuestamente causa el nuevo linaje.

“Empecemos porque le asigna al virus características humanas que no le corresponden, seguido de afirmaciones incorrectas en las manifestaciones biológicas, la interpretación de los resultados, y las formas de expresión en los cuerpos”, indicó Avilés, luego de leer el mensaje que circula en WhatsApp.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, los científicos aún investigan si la enfermedad que causan las nuevas variantes del virus es distinta de la que provoca el patógeno “original”.

Por lo tanto, la sintomatología que describe el mensaje masivo, carece de fundamento.

“De este mensaje solo vale la pena rescatar la petición de conservar las medidas de prevención, distanciamiento, higiene, y protección respiratoria.

“Agradeceríamos enormemente que no se reenvíe esta información equivocada que solo va a producir confusión y temores injustificados, alimentando así temores innecesarios e infundados”, afirmó Avilés.

Sí serían más contagiosas

Científicos brasileños consideran que el incremento de las muertes en su país tiene más relación con el hecho de que la nueva variante sí es más contagiosa que las que se conocieron inicialmente.

Si un virus infecta a más gente, aumenta la probabilidad de que haya más muertes.

“Las variantes que se van adaptando al ser humano se transmiten más fácilmente. No necesariamente esto va correlacionado con una patología más severa, pero al haber más casos, van a haber más casos moderados y más casos severos”, explicó el virólogo David Loría, de la Facultad de Microbiología de la Universidad de Costa Rica (UCR).

De acuerdo con el especialista, en los procesos de mutación, los virus tienden a incrementar su capacidad de transmisión, más que su letalidad.

“¿Qué es lo que busca el virus? Perpetuarse, volverse exitoso, no extinguirse, entonces a lo que lo va a llevar la evolución es a volverse más infeccioso, es decir, que más fácilmente más gente se infecte. Al virus no le da ninguna ventaja hacerse más letal para el ser humano”, afirmó Loría.

De forma similar, la variante detectada por primera vez en Reino Unido, también se propagaría con mayor facilidad, sin que existan pruebas de que sea más mortífera.

Virus sí se halla en la nariz

“Esta cepa no se aloja en la región naso-faríngea!! Ahora afecta directamente a los pulmones, lo que quiere decir que las ‘ventanas’, periodos de tiempo son más cortos. Los tests de isopo nasal son muy a menudo negativos al covid-19!!”, asegura la cadena.

Según Loría, esto no es cierto. Él explicó que el SARS-CoV-2 suele multiplicarse en la nariz. Por eso es tan transmisible, pues sale fácilmente cada vez que una persona contagiada respira o habla.

El especialista explicó que el virus también tiene capacidad de afectar los pulmones, por lo cual, en algunos pacientes, genera una enfermedad muy severa.

Sin embargo, indicó, es seguro que cualquier variante del virus se va a encontrar en la nariz de las personas contagiadas.

Esa es la razón por la cual se toman de ahí las muestras que luego se analizan en pruebas de reacción en cadena de polimerasa (PCR), las cuales confirman o descartan la presencia del virus.

“Un hisopado del tracto nasofaríngeo, por más que el virus no esté replicando ahí y esté replicando en el pulmón, por ahí es por donde va a salir; y entonces siempre va a haber presencia”, afirmó Loría.

Es falso que no se logre detectar en pruebas

Las pruebas de PCR son exámenes sumamente sensibles, que se calibran para detectar algún tipo en específico de virus.

Elizabeth Rojas, jefa del Laboratorio de Biología Molecular del Hospital San Juan de Dios, descartó que pueda existir una variable del virus de circulación masiva, que no se logre detectar en los laboratorios.

La especialista explicó que los microbiólogos utilizan técnicas que les permiten identificar los genes de los virus.

Cuando un patógeno muta, cambian solo algunas partes de su estructura, pero la base sigue siendo la misma.

De esa forma, los profesionales pueden saber cuando están en presencia de una nueva versión de un virus ya conocido.

“Una de las maravillas de la biología molecular es que detectamos la genética y las variaciones también. Si existen variaciones dentro de esas regiones, las pruebas sí lo detectan”, afirmó Rojas.

Por su parte, el virólogo David Loría añadió que las pruebas de PCR utilizan marcadores que se activan ante la presencia del virus que buscan.

Por lo general, se utilizan dos marcadores distintos, los cuales detectan diferentes proteínas del virus. Si en una variante alguna de las proteínas cambió, la otra siempre se encontrará.

En una prueba de PCR, si un test arroja un resultado positivo, es seguro que el paciente tiene el virus.

Sin embargo, se debe tener cuidado con los resultados negativos, pues es posible que el patógeno no se logre detectar, si el paciente contagiado se encuentra en los momentos iniciales de incubación.

Fuentes consultadas

-David Loría, virólogo de la Facultad de Microbiología de la Universidad de Costa Rica (UCR)

-Álvaro Avilés Montoya, jefe del servicio de Infectología del Hospital México

-Elizabeth Rojas, jefa del Laboratorio de Biología Molecular del Hospital San Juan de Dios

Esta información forma parte del proyecto #NoComaCuento, una iniciativa de La Nación que busca analizar la veracidad de la información que circula en redes sociales. Usted puede formar parte de este proyecto enviándonos información que le parezca falsa o poco confiable al WhatsApp 6420-7160 o al correo nocomacuento@nacion.com.

También puede recibir nuestras publicaciones directamente en su celular uniéndose a este grupo de WhatsApp o al bot de Telegram.