Servicios

ICE producirá electricidad con caro combustible por pifias en compra de búnker

Uso de diésel implicó gasto de ¢1.469 millones para tres días en planta Garabito la semana pasada, empresa seguirá así por tiempo indefinido mientras decide cuándo adquirir más búnker

Por falta de suficiente búnker, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) quemó diésel para generación térmica en su planta Garabito (Barranca, Puntarenas), pese a ser un carburante más caro y menos eficiente. Así lo admitió Salvador López; director del Centro Nacional de Control de Energía (Cence) a cargo del despacho de energía nacional.

El Instituto se vio obligado a usar diésel por un atraso en la importación de búnker que solicita al Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), según lo evidencian documentos de la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep). Este martes, el Instituto confirmó que seguirá usando diésel allí por tiempo indefinido.

“Con el fin de garantizar la continuidad del servicio eléctrico y siendo el componente térmico un respaldo esencial del sistema en época seca, la generación de la Planta Garabito se mantendrá según se requiera. Por el momento, dadas las condiciones actuales del mercado internacional, la planta seguirá operando con diésel, mientras se define con Recope el momento oportuno para la adquisición del búnker térmico ICE”, indicó el Instituto ante consulta de este diario.

En total, Garabito despachó 5,6 millones de kilovatios hora (kWh) durante miércoles y jueves, cuando la producción alcanzó 5,1 millones de kWh, mientras que los restantes 496.000 kWh se produjeron la mañana del viernes, según evidencian estadísticas del Cence.

Dicha generación con diésel suplió 5% de la demanda de energía nacional del miércoles, 12% el jueves y 1% del viernes, cuando paró la quema de ese carburante. En el fin de semana, la planta no se utilizó.

La eficiencia energética de Garabito operando con diésel es de aproximadamente 3 kWh por litro, según especificaciones técnicas detalladas en el Plan de Expansión de la Generación 2020-2035 del propio ICE. Esto quiere decir que debieron consumirse al menos 1,9 millones de litros de diésel para producir esa electricidad.

En comparación, la misma planta produce 4,4 kWh por litro de búnker, el cual es mucho menos costoso que el diésel. El búnker se extrae normalmente de la primera etapa del proceso de refinación (destilación atmosférica). Es viscoso y con alto contenido energético, lo cual lo hace apto para ser usado en calderas, hornos y plantas de generación eléctrica.

El valor de esos 1,9 millones de litros de diésel rondaría los ¢1.469 millones a un precio de ¢773,41 por litro entregado en el plantel de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), en Barranca. En cambio, el litro de búnker en plantel de Recope cuesta ¢464,67, una diferencia de ¢308,74 por litro equivalente a 40% del monto por litro respecto al diésel, según la última resolución tarifaria de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), emitida en marzo.

Para esta semana, el predespacho de energía de martes y miércoles del Cence indicaba este lunes una previsión de generar otros 8,4 millones de kWh con diésel, según el Cence. Salvador López confirmó que se iba a seguir generando con diésel esta semana.

¿Y por qué no había suficiente búnker y se ahora utiliza diésel? López confirmó que el ICE disponía de reservas de búnker para suplir sus previsiones de generación térmica hasta finales de marzo, mientras llegaban las lluvias con las cuales usar con más regularidad los embalses de generación hídrica de otras plantas. Sin embargo, las previsiones resultaron diferentes al final.

“Ahora nuestra previsión es que abril suba un poco más la demanda de energía en general, por uso de aire acondicionado, y es cuando además el clima tiende a ponerse más seco, lo cual ha generado las condiciones de los últimos días. Prevemos que en la segunda semana de mayo tendremos lluvias fuertes y eso nos ayudará a generar más con hídrico”, explicó el jerarca del Cence cuyo personal está adscrito al ICE.

Consultado por qué no había búnker para prevenir el uso de diésel, dijo que por razones de costo de oportunidad, debido a la escalada de precios internacionales en las últimas semanas luego de la invasión de Rusia a Ucrania.

“Como los precios están tan altos en el mercado y tenemos previsión de que van a reducirse, es mejor no tener inventarios de búnker acumulados y en cambio esperar precios más baratos. Ahorita estamos en transición a lluvias y esta semana posiblemente tendremos más térmico con diésel en Garabito. Entonces mejor esperar a que bajen los precios por esta crisis, con lo cual es más barato quemar diésel en Garabito en vez de salir a comprar y dejar guardada una gran reserva de búnker por muchos meses”, aseguró.

Los problemas recientes del ICE para adquirir el búnker a través de Recope, se evidencian en el estudio tarifario ET-027-2022 de la Aresep, abierto para actualizar el precio de referencia del búnker que el ICE utiliza en Garabito. Ese estudio lo remitió Recope a la Aresep el 23 de febrero pasado.

Según ese análisis, el ICE acordó con Recope, el 2 de febrero pasado, suscribir un contrato de compraventa para importar 15 millones de litros de un búnker térmico con nuevas especificaciones técnicas para uso en Garabito entre este año e inicios de la temporada seca del 2023. Como parte del contrato, el ICE detalló las nuevas calidades en la mezcla de ese combustible el cual encargó a Recope adquirir.

El acuerdo lo suscribieron Patricia Camacho Castro, gerente de Operaciones de Recope, y Luis Roberto Rodríguez Arroyo, gerente de Electricidad del ICE.

Sin embargo, toda la compra se atrasó al punto de que ambos funcionarios debieron introducir una adenda al contrato original el 11 de marzo, luego de que Recope le informara al ICE que debió declarar infructuosos tres intentos de compra del búnker solicitado en las fechas 23 de febrero y 2 y 7 de marzo “ya que las ofertas recibidas no se ajustan las especificaciones de calidad vigente, debido a que el mercado internacional está ofertando valores superiores para viscosidad y contenido de asfaltenos”, justificó Recope en la adenda la cual forma parte del estudio tarifario en Aresep.

Los atrasos obligaron así a ajustar otra vez las especificaciones del búnker por adquirir, pero el cambio en el contrato sobrevino apenas hace 21 días, revela el estudio tarifario en curso en Aresep sin que, a la fecha, haya previsión de cuándo se entregará en Costa Rica el búnker.

Juan Fernando Lara Salas

Juan Fernando Lara S.

Redactor en la sección Sociedad y Servicios. Periodista graduado en la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio Redactor del año de La Nación (2012). Escribe sobre servicios públicos, infraestructura, energía y telecomunicaciones.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.