Servicios

Himno a la Virgen de los Ángeles: esta es la historia tras la voz de quien lo entona

La melodía eriza la piel de los peregrinos que llegan a los pies de ‘La Negrita’, en la basílica de Cartago. Esa sensación será aún más intensa en 2022, luego de dos años sin romería por la pandemia

Cruzar la nave central de la basílica de Nuestra Señora de los Ángeles mientras en las cúpulas resuena el Himno a la Virgen es una experiencia que eriza la piel de los peregrinos en cada romería hacia Cartago. Las lágrimas brotan y el corazón late con frenética intensidad, en un grito ahogado de súplica y agradecimiento de los romeros.

Quienes han vivido esa experiencia reconocen que el Himno a la Virgen de los Ángeles es una oración musicalizada de veneración a ‘La Negrita’, patrona de Costa Rica e intercesora ante Dios de muchos favores.

Gleys Elena Hernández Ugalde, de 53 años, presta su voz a esa marcha solemne desde 1998, cuando el padre German Rodríguez, de la basílica, le pidió ayuda a ella y a su esposo, Juan Carlos Selva Hurtado (54), para hacer una nueva versión de la pieza, compuesta por el cartaginés Julio del Valle Guzmán (1906-1970).

La marcha solemne en voz de Hernández, un ‘Salve Reina de los Ángeles’, es la que se escucha prácticamente en cualquier rincón del país desde entonces, sobre todo en agosto al aproximarse las fechas en que se celebra a ‘La Negrita’. El arreglo lo hizo en estudio el productor nacional Alexánder Orozco, contó Gleys Elena.

Entonar este himno es para esta profesora de Música un honor muy grande. “No siento que soy yo. Es una bendición de Dios ser un instrumento y durante tantos tantos años”, comentó emocionada, pues también es una mujer de fe que, desde temprana edad, sabe que el don que tiene viene de lo alto.

Hernández y Selva están casados desde hace 32 años. Integran el Ministerio Musical Dúo Don Bosco, con el que llevan la palabra de Dios por medio de la música.

La pareja tiene alrededor de 25 años cantando las misas de la basílica de Cartago, los domingos al mediodía. Es la que se conoce como “la misa de los peregrinos” a la que acuden personas de todas partes del país, aunque no sea el mes de la Virgen.

Gleys Elena, de hecho, compuso una pieza a partir no solo de esa vivencia dominical, sino de las historias de las que ha sido testigo durante las romerías, Madre del Peregrino, que también se interpreta durante las peregrinaciones de agosto.

La basílica prácticamente es la parroquia de esta pareja que, a pesar de que vive en un barrio josefino, se traslada continuamente hacia la Vieja Metrópoli para poner al servicio de la patrona de Costa Rica un don muy preciado.

Gleys Elena canta desde que tiene uso de razón, pero lo hace con más constancia desde los 12 años, cuando participaba en las misas de la iglesia de Zapote, comunidad en la que nació y creció.

Es la tercera de los cinco hijos que tuvieron el guanacasteco Erick Hernández Briceño, ya fallecido, y Vilma Ugalde Esquivel, actualmente de 84 años.

En la adolescencia, cuenta, se metió en un coro que su futuro esposo formó para cantar en la iglesia Don Bosco. En ese entonces, Juan Carlos Selva era seminarista. Ese coro lo integraban niños y adolescentes como Gleys.

“Ahí empezó el Ministerio Don Bosco. Teníamos 16 o 17 años cuando nos conocimos. Yo aprendí a tocar la guitarra con él. Nació una hermosa amistad y Dios quiso que uniéramos luego nuestras vidas”, recordó Hernández.

Hoy son padres de un médico recién graduado, José Andrés Selva Hernández, de 26 años, en cuyos planes está convertirse en especialista en Patología.

La pareja no solo realiza este ministerio musical. También son docentes. Ella, de Música; él, de Psicología, Filosofía y Religión. Han dado clases en instituciones católicas, como el Colegio La Salle, Don Bosco y también el Sagrado Corazón. Su ministerio lo extienden más allá, con convivencias y retiros.

Que su voz sea reconocida como la de quien canta el Himno a la Virgen de los Ángeles le ha permitido a Gleys Elena vivir experiencias impactantes.

“Una historia me marcó particularmente. Una vez, llegó un muchacho muy joven. Estábamos en Tablón de El Guarco. Se acercó y me preguntó que si yo era la que cantaba el himno. Luego, me dijo que escuchar una canción que yo interpreto, Amigo mío, ese es Dios, evitó que él se quitara la vida. Quedé impactada con eso”, recuerda Hernández.

Juan Carlos Selva valora el don de su esposa y compañera de vida. Cuenta que no han faltado ofertas para llevársela lejos, incluso a países como México. Son ofrecimientos de impulsar una carrera como cantante de música popular. También de otras denominaciones religiosas. Pero todas las han rechazado pues tienen clara su misión.

“Nuestra música es un instrumento de Dios. Por eso, nuestro nombre: Ministerio Musical Dúo Don Bosco. Entendemos que con nuestra música servimos al Padre”, comentó Selva, quien asegura que estarán en esto hasta que Dios quiera.

Y como ustedes deben suponer, agosto es un mes repleto de actividades para este devoto matrimonio musical. Todas las comunidades que celebran a la Virgen de los Ángeles quieren tener a quien canta su himno.

Este 2 de agosto, estarán en San Isidro de Heredia. Ahí, la comunidad tiene una réplica de la imagen de Nuestra Señora y la sacan en caravana. Ellos cantarán la misa de 6 p. m.

Al día siguiente, participarán en la tradicional pasada, dando inicio con la eucaristía, a las 9 a. m., en la basilíca de los Ángeles. Luego se traslada la imagen a la catedral de Cartago, donde permanecerá un mes. No faltan tampoco las novenas a la Virgen y los rosarios, que cerrarán con la emblemática pieza que mueve corazones y hace brotar lágrimas a los creyentes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.