Servicios

CCSS otorgará incapacidades con órdenes físicas mientras resuelve ‘hackeo’

Gerente financiero explicó a ‘La Nación’ que quienes lleguen a centros de salud declararán su estado de aseguramiento, si mienten, luego se les hará el cobro

Ante el apagón de sistemas por el hackeo detectado el martes, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) definió el miércoles una serie de medidas de contingencia para el otorgamiento de incapacidades y licencias a trabajadores asegurados. El registro y entrega de todas las diligencias se hará manualmente, mediante órdenes físicas, hasta que se vuelvan a habilitar las plataformas digitales.

La Nación tuvo acceso a un oficio emitido por la coordinadora de la Comisión Central Evaluadora de Licencias e Incapacidades de la Caja, Ana Lorena Mora Carrión, en el que se le comunicaron las nuevas disposiciones a todos los jerarcas de la Dirección de Red de Servicios de Salud, hospitales y centros especializados, áreas de salud, jefaturas de servicios y registros médicos, regionales y funcionarios de oficinas de incapacidades.

“En atención a la situación actual, que no permite el acceso a sistemas digitales para lo correspondiente a otorgamiento y registro de incapacidades, se hace recordatorio que las órdenes físicas son la medida de contención establecida por la institución, ante la imposibilidad de emitir incapacidades o licencias digitales.

“Por lo anterior, las unidades deberán garantizar el contar con las cantidades necesarias de dichos formularios para la demanda estimada y, de requerirlo, realizar la gestión correspondiente ante el Área de Almacenamiento y Distribución”, dice el documento, al agregar una serie de recomendaciones para concretar los trámites.

En primer lugar se definió que la asignación de órdenes o talonarios de incapacidades debe quedar debidamente registrada en una bitácora física previo a la entrega a los profesionales médicos. La bitácora debe contener el consecutivo de las órdenes entregadas, el nombre completo, código profesional y firma del profesional que recibe, así como la fecha de entrega de los insumos.

La Caja indicó que los talonarios pueden dividirse entre varios profesionales de ser necesario, pero debe anotarse en la bitácora los consecutivos de las órdenes que se entreguen a cada médico. “Una vez que se cuente con autorización para el ingreso a los sistemas, debe registrarse en el RCPI (Registro de Control y Pago de Incapacidades) lo correspondiente a los funcionarios a los que se les otorgó cada orden”, explicó.

Además, todo otorgamiento de incapacidad o licencia debe quedar registrado en el expediente de salud (ya sea el físico o la hoja de atención de urgencias, según corresponda), y cumpliendo con lo establecido en el reglamento en lo correspondiente a días máximos por otorgar según el servicio, diagnóstico o tipo de profesional. “De igual manera, las incapacidades que lo requieran deben trasladarse para las autorizaciones por parte de las jefaturas y de la comisión local, según corresponda”, dice el protocolo.

En cada orden física, el médico debe informar del tipo de usuario que hizo la solicitud y su número de identificación, así como nombre y apellidos; el periodo de la incapacidad o licencia con fechas de inicio y final; el número de días en letras y números; los diagnósticos del paciente y la firma, código y sello del profesional que otorga. Sin embargo, también deben especificar el tipo de boleta según estas tres categorías:

1. Enfermedad y licencia de maternidad: Todos los centros médicos.

2. Seguro Obligatorio para Vehículos Automotores (SOA) o algún tipo de licencia por la Ley 7756 Beneficios para los Responsables de Pacientes en Fase Terminal: De manera exclusiva para áreas de salud (Dirección Médica o médico delegado para dicho fin, y comisión local respectivamente).

3. Enfermedad o Licencia anotando la aclaración al dorso de “medicina mixta”, si corresponde a una convalidación de un certificado emitido desde el ejercicio privado de la profesión o desde un centro acreditado por parte del Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA), así como el número de certificado que corresponde a la recomendación: Áreas de Salud deben garantizar el resguardo del certificado.

La CCSS recomendó a las áreas de salud no entregar talonarios para incapacidades o licencias si no se logra verificar la inscripción por parte de empresas y médicos al Sistema Alternativo de Medicina de Empresa, y recordó que debe priorizarse la entrega de estos insumos a médicos y odontólogos institucionales. Además, detalló que cuando se habilite el RCPI, se ingresará la información y refrendo de todas las incapacidades.

El gerente financiero de la Caja, Gustavo Picado, explicó a La Nación que como todos estos procesos se habían sistematizado digitalmente, el hackeo obligó a la institución a aplicar estas medidas de contingencia para continuar con los servicios. Asimismo, indicó que mientras no se tenga acceso a las bases de datos, los pacientes deberán declarar su estado aseguramiento cuando acudan a cualquier establecimiento médico.

“Quiero aclarar que esto tiene muchos detalles y, eventualmente, proceder a pagos va a tener alguna posibilidad de inconsistencia porque no se tenga toda la información a mano. El simple hecho de que tengamos que saber si la persona ha cotizado en los últimos tres meses para establecer si puede ser beneficiaria de la incapacidad, eso en tiempos normales se hacía de forma automatizada, pero ahora no tenemos ese acceso.

“Esa ha sido la constante estos días y en temas de pago es tal vez donde hay más complejidad, no solo por la evolución que han tenido todos estos servicios, ahora muy basados en tecnologías y sistemas, sino por las implicaciones que tiene transferir recursos públicos ya sea a asegurados o a empresas, porque nos tenemos que asegurar en el extremo posible de que efectivamente estamos pagando los montos correctos”, detalló.

Picado agregó que en conjunto con la Gerencia Médica se acordó que en todos los servicios de la Caja se va a atender a los pacientes con listas físicas donde se va a anotar el nombre, número de cédula y condición de aseguramiento, para cuando se restablezcan los sistemas, con base en esas listas se confirmen los datos y, si existiera alguna irregularidad, como el caso de usuarios morosos, proceder con el cobro correspondiente.

Las autoridades indicaron que los pagos se harán efectivos hasta que se habiliten las plataformas digitales.

Las medidas de contingencia ordenadas por la CCSS también señalan que las incapacidades en casos sospechosos o confirmados por covid-19 se emitirán a partir de la atención médica brindada en la institución, por lo que, de tener impedimento para el acceso a los resultados de laboratorio o para contactar con el usuario para indicar el resultado de los mismos, “la Dirección Médica puede valorar la pertinencia de que los periodos de incapacidad se emitan por el periodo completo de aislamiento instruido en los Lineamientos” de Salud.

Además, definió que no habrá variación en el proceso establecido para las incapacidades en casos confirmados en centros médicos privados, o para contactos asintomáticos de riesgo de casos confirmados a los que el Ministerio de Salud emitió una orden sanitaria de aislamiento.

Consultada por La Nación, la Dirección de Desarrollo de Servicios de Salud de la Caja respondió que con las órdenes sanitarias emitidas por Salud, la institución únicamente estaba apoyando con la entrega de los documentos, pero como ahora tiene sus sistemas deshabilitados, no le será posible continuar con esto.

“Las órdenes sanitarias son competencia del Ministerio de Salud. La CCSS por la situación actual se ve imposibilitada del apoyo que brindaba al ente rector en el proceso de envío que se hacía. Se está en coordinaciones con el Ministerio para que continúen con el proceso según su competencia en el tanto la situación persista”, contestó la dependencia al mediodía de este jueves.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.