Salud

Sindicatos opuestos a reutilización de mascarillas por trabajadores hospitalarios a cargo de atender covid-19

Organizaciones reaccionan a instrucción de CCSS de usar hasta cinco veces respiradores N-95; Undeca advierte a autoridades de entidad que tomará medidas en defensa de la salud del personal responsable de atender enfermos

Los sindicatos Unión Médica Nacional y Unión Nacional de Empleados de la Caja (Undeca) se oponen a la medida dictada por la institución de reutilizar respiradores N-95 entre los funcionarios de salud expuestos a la atención de enfermos con covid-19.

Edwin Solano, presidente de la Unión Médica, manifestó que, aunque entienden la situación crítica actual, la reutilización de esos respiradores no es la solución.

"Miles de funcionarios de la Caja han estado contaminados o en cuarentena por ser sospechosos de alto riesgo por contacto directo con SARS-CoV-2 y nueve de ellos (diez, a este martes), lamentablemente ya han perdido la vida y es nuestra opinión que esta directriz no ayudará en mucho en disminuir la dura realidad que golpea fuertemente al personal de primera línea de atención.

“Tiempo muy valioso se perdió en compras y contrataciones millonarias con proveedores que incumplían con los mínimos de calidad y oportunidad de entrega de Equipo de Protección Personal. Ahora la Caja debe hacer su máximo esfuerzo para conseguir respiradores y otros insumos prioritarios que cumplan con la calidad certificada que se requiere para proteger la vida de quienes se exponen cada día para vencer este flagelo”, manifestó Solano.

Por su parte, Undeca advirtió a las autoridades institucionales de que recurrirá a “todas las herramientas y medidas”, sin especificar cuáles, en defensa de los derechos de los trabajadores.

“Undeca deplora esta política, y advierte a las autoridades que no pueden ser insensibles a los miles de trabajadores en confinamiento sanitario, a los 3.000 trabajadores contagiados, al dolor humano de las familias de los fallecidos, por lo que no puede menospreciar la provisión de equipos de protección adecuados que garanticen la salud y la vida de los trabajadores y de la población costarricense”, sostuvo ese sindicato.

Hace poco más de 24 horas, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) publicó un comunicado donde asegura que, basada en evidencia científica que no proveyó, se emitían las instrucciones para la reutilización de respiradores filtrantes de partículas N-95 o sus equivalentes, hasta cinco veces.

En ese momento, la institución aseguró que contaba con 11.345 respiradores N-95 distribuidos en diferentes centros médicos y 2.000 más en su almacén central.

En esa notificación institucional, el gerente médico, Mario Ruiz Cubillo, manifestó que la reutilización se complementa con otras tácticas de uso racional de respiradores filtrantes de partículas.

Destacó los esfuerzos por reducir el número de personas expuestas al virus y que necesiten protección, la definición de zonas y actividades que requieren protección de alto grado, y priorizar el uso del respirador en el personal con mayor riesgo de contagio.

El gerente general de la CCSS, Roberto Cervantes Barrantes, explicó que este es un lineamiento de carácter temporal, elaborado por especialistas, que responde a la situación de alerta mundial.

"Tenemos una escasez a nivel mundial de mascarillas N-95. Todos hemos visto lo que ha sucedido en Europa y Estados Unidos, y esto hace que lo que tenemos sea oro. Ese oro hay que cuidarlos. Aquí el lineamiento viene a establecer la posibilidad de reutilizarlo.

“No es nuevo. Ha habido otros insumos que hemos reutilizado con lineamientos. Ahí se aclara que no se utilizan otros métodos porque no está documentado científicamente, como este. La situación es que a nivel mundial hay todo un canibalismo y una piratería. Ya ha sucedido que ha embarques que venían para acá se van para otros lugares”, recordó Cervantes.

El gerente espera apoyo del cuerpo médico. “Esta es una situación país y lo que tenemos que hacer es usar los recursos lo más adecuadamente posible para que podamos pasar esta colina que tenemos enfrente”, reiteró.

Para el presidente de la Unión Médica Nacional, esas instrucciones evidencian “la carencia de este equipo de protección personal que es fundamental para la atención segura de los pacientes portadores de SARS-CoV-2”.

"Ya habíamos recibido un documento previo sobre el potencial uso de cubrebocas de tela en ambientes hospitalarios y ámbitos de atención directa de pacientes, lo cual no cumple con el mínimo de protección para el colectivo de funcionarios institucionales que ya enfrentan con gran riesgo esta pandemia.

“El uso prolongado o extendido del respirador se recomienda para un tiempo de uso que no exceda las 6 horas seguidas o hasta 8 horas acumuladas, lo cual ocurre diariamente en las unidades dedicadas para la atención COVID-19, áreas de atención de sintomáticos respiratorios o en áreas especializadas de atención tales como sala de operaciones o servicios de endoscopias adonde no podría aplicarse este lineamiento, visto que los profesionales que laboran en estos departamentos deben utilizar su respirador al menos por 6 horas o más según el volumen de trabajo”, manifestó Edwin Solano.

Para Undeca, por su parte, “las disposiciones sanitarias y ocupacionales de la Junta Directiva y el presidente ejecutivo de la CCSS, Román Macaya, han sido medidas erráticas e improvisadas, comprometiendo de manera seria, grave e irresponsable, la protección de la salud y vida de los trabajadores y sus familias”.

En las últimas semanas, la CCSS ha sido el foco de críticas por la compra de mascarillas a dos proveedores sin experiencia, quienes además no han entregado los equipos en las cantidades y plazos acordados con la institución.

Las compras se tramitaron mediante contratos por $4 millones para el suministro de 12 millones de mascarillas.

Hay investigaciones abiertas por esta causa en el Ministerio Público, la Asamblea Legislativa y la Auditoría Interna de la CCSS.

Como parte de estas acciones, el gerente de Logística, Luis Fernando Porras Meléndez, y sus dos asesores, fueron suspendidos mientras que el director de Aprovisionamiento de Bienes y Servicios, Miguel Salas, y el jefe del Área de Adquisiciones de Bienes y Servicios, Maynor Barrantes, fueron trasladados de sus puestos.

Nota actualizada a las 3:58 p. m. con versión de gerente general de CCSS y especialistas del Ceaco

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.