Salud

Personal sanitario lucha para espantar el temor infundado a la vacuna de AstraZeneca

Personas rechazan aplicarse dicho biológico debido a información falsa que circula en redes sociales sobre efectos secundarios; centros apuestan por diálogo directo para aclarar dudas

Era un jueves de campaña de vacunación contra covid-19 en La Fortuna de San Carlos. Un hombre, de unos 35 años, acudió al área de salud con una idea en mente: inocularse, pero solo si le garantizaban que recibiría el biológico elaborado por la farmacéutica Pfizer y la compañía BioNTech.

Sin embargo, quienes estaban a cargo le respondieron que en su caso, por tratarse de una primera dosis, debía recibir el producto desarrollado por el laboratorio AstraZeneca en conjunto con la Universidad de Oxford. Le explicaron que la vacuna de Pfizer solo se utiliza para completar esquemas de quienes ya los comenzaron y, en casos muy específicos, como embarazadas o personas mayores de 58 años que estuvieran rezagados.

Mario Esquivel, médico que atiende covid-19 en el Área de Salud de La Fortuna, confirma que este tipo de situaciones son muy normales en su región y en todo el país, y que eso los obliga a realizar un trabajo “de hormiga” para dialogar con las personas para aclarar sus temores.nsejada para su caso.

Mario Esquivel, médico que atiende covid-19 en el Área de Salud de La Fortuna, confirma que este tipo de situaciones son muy normalesen su región y en todo el país, y que eso los obliga a realizar un trabajo “de hormiga” para dialogar con las personas para aclarar sus temores.

“Desgraciadamente, esto se ha visto en funcionarios de la institución, que dicen ‘qué dicha que a mí me tocó Pfizer’. Si la comunidad oye esto también va a ser más difícil que la acepten pese a lo buena que es. Hay gente que dice directamente ‘a mí esa no’, otra que dice que va a esperar a que haya Pfizer disponibles. El asunto es que mientras esperan están desprotegidos”, señaló.

Randall Chavarría, director de la Región Huetar Norte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), confirma los intensos esfuerzos que se realizan para contrarrestar la mala información que proviene de las redes sociales. “Yo mismo hace un poco hice un post sobre los riesgos de trombos con el biológico de AstraZeneca, versus los riesgos de fumar, de las pastillas anticonceptivas o del mismo covid para que vean que es una muy buena vacuna”.

Efectos secundarios más comunes

Una de las principales preocupaciones de las personas está relacionada con los posibles eventos adversos que podrían sufrir después de inocularse con una dosis de AstraZeneca.

En conversación con La Nación, Bárbara Furtado, gerente médica de vacunas para Brasil de AstraZeneca, y Larissa Ramírez, directora médica de AstraZeneca para América Latina, recalcaron que este fármaco es sometido a un monitoreo constante y que, hasta el momento, los perfiles se han mantenido muy altos.

Las especialistas indicaron que los efectos secundarios se experimentan con cualquier vacuna y que los provocados por el biológico de AstraZeneca no se diferencian mucho de los vistos con otras.

“Los más frecuentes son dolor de cuerpo, fiebre, dolor de articulaciones, sensación de cansancio o fatiga. Generalmente son 24 horas; muchas veces menos de esos”, señaló Ramírez.

Furtado indicó que, un aspecto curioso, pero cuya razón se desconoce, es que la vacuna de AstraZeneca provoca más malestar con la primera dosis que con la segunda, mientras que con las vacunas de otras farmacéuticas se experimenta más malestar con la segunda aplicación. Sin embargo, recalcó que en la gran mayoría de los casos los efectos son leves y no duran más allá de un día y medio.

De hecho, Chavarría indicó que en la región Huetar Norte los datos sobre efectos secundarios sufridos por las personas muestran cosas diferentes a las que algunas personas imaginan. “Es curioso, porque hemos tenido, aquí en la región, mayor sensación de malestar con la vacuna de Pfizer que con la de AstraZeneca”, afirmó.

Evento adverso muy raro

Las preocupaciones más grandes no vienen tanto por los efectos más comunes sino por los más infrecuentes. En abril pasado, comenzó a hablarse de un efecto muy raro en casos aislados que recibían esta vacuna. Algunos países optaron por limitar el uso de este producto en determinadas poblaciones.

Este fenómeno se conoce como trombosis con trombocitopenia. Para entender lo que sucede en estas personas es bueno analizar por partes:

Trombocitopenia es una condición en la que las personas tienen sus plaquetas bajas.

Trombótica significa que hay tendencia a la formación de trombos o coágulos.

¿Qué sucedería? Las plaquetas son células encargadas de hacer que la sangre coagule cuando así se necesita. Si están en niveles muy bajos, el riesgo de un sangrado excesivo es mayor. Este exceso de sangre podría solidificarse y formar trombos que se queden adheridos a algún vaso sanguíneo y obstaculicen la circulación normal.

Cuando se presenta este fenómeno, las plaquetas se “activan” y producen una mayor formación de trombos. Es tratable con medicamentos y la gran mayoría de personas se recupera.

Los síntomas más comunes son un dolor de cabeza intenso y constante unos cuatro días después de la inyección. Otras personas reportan debilidad mayor y mareos.

Cabe hacer la salvedad de que este fenómeno también se ha visto de forma muy infrecuente en otro tipo de inoculaciones, como la que se usa contra el virus del papiloma humano (VPH).

Furtado indicó que en América Latina la incidencia es todavía menor que en Europa y Estados Unidos.

“Tenemos cerca del 50% de la población de Brasil vacunada con AstraZeneca, más de 100 millones de dosis. Tenemos 40 casos reportados de trombosis con trombocitopenia, de los cuales en seis se demostró que no estaban relacionados con la vacunación”, señaló la especialista.

Ramírez señaló que otros factores como el fumado, tomar pastillas anticonceptivas o los vuelos de más de seis horas también producen trombos en las personas. Y es mayor el riesgo de desarrollarlos si la persona se infecta con covid-19.

“Con la covid-19 hay un impacto en los vasos sanguíneos y produce trombos por sí solo. Muchas personas en cuidados intensivos con covid tienen algún tipo de trombosis”, aclaró la experta.

Eficacia se mantiene

Ambas especialistas señalan que, de momento, las dos dosis de la vacuna protegen contra la covid-19 y mantienen su eficacia contra hospitalizaciones y fallecimientos.

De momento, no se hace necesaria una tercera inyección, a no ser que se trate de personas con problemas inmunitarios o de adultos mayores, donde el sistema inmune no funciona como en las personas más jóvenes. Sin embargo, en estas últimas poblaciones aún no hay datos que digan que la vacuna deje de funcionar seis meses después, pero la protección sí podría durar menos que en individuos más jóvenes y saludables.

“La duración de la protección hasta ahora es buena. No solo porque hay una buena cantidad de anticuerpos, sino también porque las células de defensa se mantienen”, indicó Furtado.

Ramírez concluyó: “en términos de protección contra hospitalización entre ocho y nueve personas de cada diez van a estar protegidas de hospitalización por covid, y entre nueve y diez de cada diez protegidas de fallecer por covid”.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.